Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El propietario del hinchable de Caldes apunta a un mal funcionamiento del motor

Dos niños heridos graves al explotar un castillo hinchable en GironaSistema d'Emergències Mèdiques (SEM)

El abogado que representa al restaurante Mas Oller de Caldes de Malavella (Girona), Carles Monguilod, ha apuntado este martes a un mal funcionamiento del motor del castillo hinchable del local en el que el domingo murió una niña de seis años.

En declaraciones a TV3 y 'Catalunya Ràdio' recogidas por Europa Press, Monguilod ha defendido que el motor podría haber funcionado mal y que "hubiera calentado el aire --del hinchable--, provocando que se acumulara en la parte de arriba" de la estructura.
Este fenómeno "habría ido tensionando los anclajes y, al romperse de repente el anclaje o los anclajes, no se sabe exactamente cuántos había puestos, habría provocado un efecto catapulta", haciendo que tanto la estructura como los niños que jugaban salieran volando y recorrieran 40 metros.
Los investigadores trabajan con la hipótesis de que el castillo hinchable no tenía cerrada una de las cremalleras laterales, lo que habría provocado un efecto de globo pinchado con el peso de los niños.
Además, la atracción solamente tenía fijados dos de los seis anclajes, lo que pudo contribuir a que la atracción volara, si bien ahora se está a la espera de los análisis policiales y de los peritos.
Poco viento
Ese día en la zona soplaba muy poco viento, por lo que en principio se descarta que pudiera tener influencia en el suceso; las recomendaciones de seguridad indican que en ningún caso se puede tener un castillo abierto si el viento supera los 38 kilómetros por hora.
En el incidente, murió una niña de seis años y otros menores de entre tres y 11 años resultaron heridos con policontusiones de diversa consideración.