Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los casos de acoso escolar atendidos por ANAR crecen un 87,7% en un año

acoso escolar, bullyingtelecinco.es

Los casos reales de acoso escolar atendidos a través del Teléfono ANAR aumentaron un 87,7% en 2016 respecto al año anterior, hasta los 1.207, según el 'II Estudio sobre Bullying y ciberbullying desde la perspectiva de los menores afectados', realizado por la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación ANAR y presentado este jueves 27 de abril en Madrid.

"No hay más acoso escolar, sino que los casos tienen más visibilidad.  Los niños afectados, al igual que sucede con la violencia de género, lo hacen más evidente y piden más ayuda", ha subrayado el director general de la Fundación Mutua Madrileña, Lorenzo Cooklin, que ha indicado que este incremento de atendidos se trata de algo "positivo".
El informe, que forma parte de la campaña #NoBullying puesta en marcha hace un año por ambas entidades, revela que se ha reducido la edad media de las víctimas, hasta los 10,9 años, y ha crecido "considerablemente" el número de aquellas con siete y menos años, que representan el 14,25% de los casos frente al 8,7% de 2015.
Uno de cada cuatro casos de acoso escolar se produce a través de las nuevas tecnologías (ciberbullying) y afecta más a las chicas que a los chicos, según este documento, que advierte de que se están dando cada vez más otros tipos de ciberacoso, hasta ahora residuales, como la difusión de información personal de la víctima (del 3,5% al 11,7%) o el 'pirateo' de sus cuentas personales (del 1,7% al 8,5%).
En este estudio hay datos positivos, ya que cada vez más víctimas y sus compañeros se enfrentan al agresor, superando el 50% de los casos, respectivamente, un dato que sube casi 30 puntos respecto a 2015, y que, según los responsables de este informe, se debe a que hay una mayor concienciación en el entorno escolar sobre este problema. "La víctima está menos sola", aseveran.