Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Porto y Basterra declarados culpables del asesinato de su hija Asunta Basterra

Tras casi cinco días de deliberaciones, el jurado popular del caso Asunta Basterra ha declarado culpables del asesinato de su hija a Alfonso Basterra y Rosario Porto y lo ha hecho de forma unánime.

Después de un mes de juicio, el jurado popular del caso de Asunta Basterra ha decidido que los padres de la niña Asunta Basterra son culpables de su asesinato porque "no hay hechos no probados". Cree el jurado que los padres han actuado de mutuo acuerdo.
Así lo han determinado de forma unánime los miembros del jurado que han completado un cuestionario con hasta 21 preguntas sobre los hechos. En la justificación de su veredicto, los nueve integrantes del jurado han considerado probados los seis hechos objetivos de los que se acusaba a los padres y han apoyado la tesis de que existía un plan conjunto para acabar con la vida de Asunta.
Tal y como recoge el veredicto leído en la sala, el jurado considera probado que tanto Alfonso Basterra como Rosario Porto suministraron de común acuerdo y repetidamente a Asunta, durante al menos tres meses antes de su muerte, un medicamento que contenía lorazepam y que el padre fue el encargado de comprar este fármaco, al menos en tres ocasiones entre julio y septiembre.
Del mismo modo, apoyan el hecho de que ambos, "puestos de común acuerdo para acabar con la vida de su hija", le suministraron una cantidad tóxica de este medicamento el día 21 de septiembre en el transcurso de una comida familiar y que, después de las 18.15 horas, Asunta fue hasta la vivienda de Montouto (Teo) en compañía tanto de Rosario Porto como de Alfonso Basterra.
El veredicto también considera probado que los acusados "asfixiaron a su hija Asunta" en la vivienda de Montouto en un periodo comprendido entre las 18.33 y las 20.00 horas del 21 de septiembre, aplicándole compresión sobre la boca y la nariz. Finalmente, apoyan que fue atada de brazos y piernas en un momento próximo a la muerte con cuerdas plásticas de color naranja y que, cuando falleció, la víctima "no pudo defenderse" porque estaba bajo los efectos del lorazepam.
A mayores, el jurado admite como circunstancias modificativas el parentesco --Asunta era hija adoptiva de los acusados-- y rechaza la posibilidad de que se les aplique una suspensión de la pena o un indulto.
Con ello, el jurado considera que todos los hechos propuestos para su análisis están probados y se apoya para decir esto en varias pruebas y testimonios.
No obstante, ninguna de las 14 pregunta sobre los distintos hechos atribuidos a los padres de Asunta Basterra hace referencia a cual de ellos o si ambos fueron los responsables del traslado del cadáver a la pista forestal de Teo donde fue localizado, ni precisa la hora a la que esto se produjo, que en instrucción se situó en torno a las 21.00 horas.