Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo que ya pagamos por usar las carreteras

Tranquilidad en las carreteras durante las primeras horas de la operación salidaGtres

Automovilistas se oponen a un posible cobro por el uso de las carreteras

Recuerdan que ya pagan hasta veinte impuestos

Los automovilistas han mostrado su oposición a un posible cobro por el uso de las carreteras, tal y como aseguró  que acabaría ocurriendo el subdirector general de Tráfico y Movilidad de la DGT, Federico Fernández, y han recordado que, en la actualidad, el propietario de un vehículo a motor ya tiene que pagar hasta veinte impuestos diferentes. "Es un gravamen más que suficiente", han sentenciado.
El presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, y el director de Seguridad Vial del Real Automóvil Club de España (RACE), Tomás Santa Cecilia, han coincido a la hora de calificar como "inviable" e "injusta" la posible medida, sin embargo, discrepan en las posibles consecuencias y en la presentación de posibles soluciones.
Arnaldo ha afirmado que la solución ante la crisis no pasa por cobrar un peaje, que sería motivo de depresión de la economía y de la paralización en el desarrollo". En este sentido, ha advertido de que "ese paso provocaría el cierre de las vías menos rentables", fomentando la "insolidaridad" entre territorios.
Asimismo, ha señalado que estas ideas responden a "una regresión al pasado" mediante fórmulas ya superadas. "Sería como volver a la edad media para resucitar el derecho de portazgo que se cobraba a las carretas", ha apostillado. Por ello, ha mostrado su deseo de que esta medida "quede sólo en un globo sonda lanzado con intereses ocultos oscuros".
Por otra parte, el presidente de la AEA ha explicado que las infraestructuras de carreteras son un servicio público financiado con cargo a todos los españoles, no sólo a aquellos que las utilizan. "De lo contrario --ha apostillado-- supondría una quiebra no sólo del Estado de Bienestar sino también del Estado de Derecho".
"Sería lo mismo que hacer pagar los colegios exclusivamente con los impuestos de quienes tienen hijos o financiar los hospitales con el dinero de los que los utilizan", ha sentenciado. Además, ha recordado que ésta sería "una medida muy negativa para el desarrollo de las comunicaciones".
Por último, ha dicho que no se puede achacar a la crisis la toma de este tipo de decisiones porque, además, "la UE ya había advertido de que la clave no está en investir en construir más infraestructuras sino en mejorarlas".
165.000 Kilometros de carreteras y 85 titulares
Por su parte, el director de Seguridad Vial del Real Automóvil Club de España (RACE), Tomás Santa Cecilia, ha señalado que el pago por uso de la vía se encuentra con otro problema: "los 165.000 kilómetros de carreteras que hay en España tienen hasta 85 titulares, entre ayuntamientos, comunidades autónomas...". Por ello, considera que se trata de "una estructura muy particular y complicada", que "no puede ser comparada con otro países europeos".
Para el RACE, la solución pasa por "revisar esta estructura, facilitando la gestión de los recursos y el buen uso de los impuestos, con una planificación a largo plazo". Santa Cecilia apunta que otra alternativa consistiría en realizar "una mejor gestión de la movilidad", potenciando los transportes alternativos.
"Se puede apostar por el transporte público, con autobuses o el tren, como recomienda la Unión Europea. También debería incluirse fórmulas de teletrabajo para hacer un uso menos irracional del vehículo porque, hasta la fecha, la gente tiene que coger el coche por necesidad, no por gusto", ha concluido.
'Bono movilidad'
La Asociación Española de la Carretera (AEC) propone un 'bono de movilidad' como medida "provisional" contra la crisis con el que "sólo pagarían el 50 por ciento de los conductores" y cuya recaudación fuese destinada de forma íntegra a la carretera, a su conservación y a la mejora claramente perceptible de la calidad de servicio de la red.
En un comunicado, esta asociación ha lanzado esta idea con la que creen poder hacer frente a la reducción de la inversión en carreteras por parte del Gobierno. "En la propuesta de Presupuestos del Ministerio de Fomento para 2011, la inversión en carreteras pasó de los 5.114 millones de euros de 2010, a los 2.529 del presente ejercicio, es decir, se ha reducido prácticamente a la mitad", han apuntado.
Esta disminución de la inversión en infraestructuras viarias "deja patente, según la AEC, la necesidad de buscar nuevas fórmulas de financiación que permitan salvaguardar el patrimonio viario y mantener en óptimas condiciones la red de carreteras, único modo de transporte capaz de vertebrar el país y de garantizar la accesibilidad a los servicios esenciales y la calidad de vida y seguridad de todos los ciudadanos".
Por ello, han instado a abrir un debate político, a la vez que lanzan este 'bono de movilidad' con el que se cobraría a los conductores por usar la carretera. En concreto, este bono propone la circulación libre y gratuita de todos los vehículos privados durante los primeros 15.000 kilómetros que se recorran al año, una cifra que aumentaría hasta los 100.000 kilómetros en el caso del transporte profesional de mercancías.
Por encima de estos baremos, que explica la asociación, "unos y otros deberían aportar una cuota que variaría en función de unos criterios predeterminados". Así, los kilómetros nocturnos serán siempre gratuitos, mientras que se pagará en las hora punta y en las carreteras que sufren mayor congestión. En este caso, será más caro circular un lunes a las ocho de la mañana que ese mismo día a la una de la tarde. También será mayor el peaje si se transita por una vía de acceso a una gran ciudad que si se hace por una carretera de la red secundaria.
En cuanto al coste para el usuario del bono de movilidad, la AEC ha señalado que se podría establecer un pago de entre 5 y 12 céntimos por kilómetro en el caso de los vehículos ligeros, y de entre 10 y 20 para los pesados. "Esto supondría unos ingresos anuales que irían de los 15.000 a los 35.000 millones de euros", han añadido. El bono, concluye la asociación, sería "flexible en función de la coyuntura económica, dejando, por supuesto, la puerta abierta a su desaparición si la situación así lo permitiera".