Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cardenal Cañizares agradece a los sacerdotes su "servicio inquebrantable a la Iglesia y a los hombres"

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha realizado un llamamiento este jueves a los sacerdotes de la diócesis para que vivan "como ministros de la eucaristía para perpetuarla" y así "constituir la Iglesia llamada a evangelizar y proclamar la buena noticia a todos los hombres". Bajo este objetivo, ha reconocido su "servicio inquebrantable a la Iglesia a y a los hombres".
Durante la misa celebrada en el Seminario de Moncada (Valencia) con motivo de la festividad litúrgica de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, el purpurado ha manifestado que "el sacerdocio está vinculado íntegramente a la eucaristía y en ella se hace realidad el sacrificio redentor de Cristo, su supremo sacerdocio", según ha informado el Arzobispado en un comunicado.
Cañizares también ha asegurado que los presbíteros "deben dar gracias a Dios porque somos los pastores que Él ha dado a su pueblo, según su corazón". "Y al reunirnos, compartimos el gozo de la fraternidad sacerdotal y la experiencia de la unidad de nuestro sacerdocio desde el misterio de Cristo", ha subrayado.
Por ello, en esta fiesta ha apelado a "dar gracias por nuestro sacerdocio que en la eucaristía es inseparable de la propia acción de gracias con la que Cristo actualiza su eterno sacerdocio".
"Hemos recibido el don de Dios, somos don de Dios para su Iglesia y para los hombres y debemos dar testimonio constante de fidelidad y amor", ha insistido.
En la homilía, el arzobispo ha felicitado a los sacerdotes que celebran este año las bodas de oro y de plata de su ordenación sacerdotal, "años gustosamente quemados con incienso de fidelidad al Señor y de culto al Dios vivo, un servicio inquebrantable a la Iglesia y a los hombres".
Precisamente, antes de la misa ha tenido lugar un homenaje a estos presbíteros y después el cardenal ha pronunciado una conferencia en torno a la formación de los seminaristas.