Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El médico decía que perdía peso porque quería, pero murió de cáncer con 18 años

Una adolescente de 18 años muere de cáncer por un diagnóstico equivocadocuatro.com

Una joven británica de 18 años murió de cáncer de estómago después de que fuera diagnosticada demasiado tarde. Georgia Marrison comenzó a sufrir cansancio, vómitos persistentes y pérdida de peso, pero al acudir al médico este lo achacó a que la paciente quería ser delgada, "como un insecto".

El diagnóstico tardío del cáncer de estómago que sufría Georgia Marrison precipitó su fallecimiento, porque impidió que recibiera el tratamiento adecuado.
Es lo que alega su madre, que culpa al médico del desenlace tras meses menospreciando los síntomas de la grave enfermedad que sufría la joven, según ha publicado 'The Telegraph'.
A pesar de que la joven tenía vómitos frecuentes, anemia severa y el desplome de su peso menospreciaron estos síntomas.
Un médico llegó a decirle a la madre de la joven fallecida que su hija quería ser delgada como todos los adolescentes.
La madre, sin embargo, insistió para someter a su hija a más pruebas médicas y finalmente Georgia fue diagnostica de una forma muy agresiva de cáncer de estómago en un hospital de Sheffield, Reino Unido. 
La joven le fue diagnosticada anemia y le prescribieron pastillas de hierro, pero sus síntomas empeoraron. Finalmente cuando meses después fue ingresada en un hospital de la ciudad, ya Georgia tenía también un tumor en un ojo y en los ovarios, además había contraído meningitis, una secuela del cáncer.
Georgia finalmente fue diagnosticada el 21 de septiembre y dos meses después, el 11 de noviembre, fallecía.
Esta mujer no cre que su hija se hubiera salvado, porque sufría un cáncer muy agresivo, pero sí exige más atención a los jóvenes y que los médicos no descarten nada cuando traten a adolescentes.
La madre de Georgia, argumenta que si en Sheffield "hay un centro médico especializado en oncología juvenil es porque estos casos están en aumento. Si los médicos van a ignorar las señales de advertencia, porque alguien tiene 18,19,20 años algo está mal".