Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los canarios, en contra de las prospecciones petrolíferas autorizadas con el Gobierno

El ministerio de medio ambiente ha permitido a Repsol sondear el fondo marino de las islas más orientales de Canarias en busca de petróleo. La noticia ha caído como un jarro de agua fría sobre los canarios que celebran el día de la comunidad y que están a la espera de que el Tribunal Supremo falle sobre los siete recursos que se han presentado en contra de esas operaciones. Los “sondeos exploratorios” los llevará a cabo un buque a unos 60 kilómetros de la costa. Un permiso concedido a Repsol pero que en ningún caso le autoriza a extraer crudo. Además, la petrolera está obligada a sellar los pozos tras los sondeos y realizar un análisis semanal de las aguas marinas afectadas. La totalidad de las  instituciones canarias sostienen, con apoyo de las principales organizaciones ecologistas del país, que el proyecto de Repsol pone en riesgo el patrimonio natural de Canarias, su valiosa fauna marina y su principal actividad económica, el turismo.