Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noches en vela por culpa del calor

Cuando ni siquiera la luna es capaz de hacer bajar el mercurio dormir se convierte en misión imposible. Por eso en algunas zonas del sur, donde los termómetros apenas bajan de los 30 grados, los vecinos se reúnen en la calle, abanico en mano para charlar y soportar las calurosas noches de verano. Y cuando no queda más remedio que subir a casa, hay que inventarse algo para poder descansar.