Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al vino: el calentamiento global podría acabar con su producción

Adiós al vino: el calentamiento global podría acabar con su producciónGtres

El calentamiento global ya está dando sus primeros coletazos a nivel mundial con el aumento de las temperaturas y el deshielo progresivo del Ártico. Sin embargo, unos investigadores han probado que las altas temperaturas también hacen más difícil la recolección de la uva y podría disminuir su producción sobre todo en los países más cálidos.

Todos sabemos que el calentamiento global tendrá efectos como el aumento del nivel del mar. Pero hay un peligro más inminente que disgustará a unos cuantos: el aumento de las temperaturas están interrumpiendo la producción de vino (sobre todo en los países más cálidos), informa The Independent.
Un nuevo informe dice que el aumento ligero de las temperaturas en la región mediterránea como resultado del calentamiento global puede causar pérdidas en la productividad de la industria vinícola europea. Y es que las altas temperaturas tienen efectos negativos en la productividad de los trabajadores agrícolas que se encargan de la recolección de uva.
Un artículo de la revista ‘Temperature’ describe los efectos de las altas temperaturas sobre la producción de mano de obra y la productividad de los trabajadores agrícolas manuales de recolección de uva.
El informe, antes citado, se centró en los trabajadores de Chipre, que a menudo soportan temperaturas de 36 grados día tras día. Los investigadores encontraron que las temperaturas más altas durante el verano llevaron a pérdidas de mano de obra de hasta el 27%, como resultado del aumento de estrés en los sistemas metabólicos y cardiovasculares de los trabajadores.
También hubo una disminución del 15% en la cantidad de tiempo que los trabajadores pudieron desempeñar sus funciones, debido a la necesidad de pausas de trabajo irregulares e imprevistas. La ruina de viñedos atesorados podría ser uno de los signos más fácilmente predecibles del cambio climático a nivel mundial.