Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denuncia un abuso en el cacheo a su hijo en el aeropuerto: "Vivimos un infierno"

“Esta mañana hemos vivido un infierno”. Con esas palabras comenzaba Jennifer Williamson su denuncia al respecto del excesivo cacheo al que sometieron a su hijo en el control del aeropuerto. Según explica, los trabajadores de la Administración de Seguridad en el Transporte, TSA, agencia del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos que se encarga del control en distintos medios de transporte públicos, detuvieron a su hijo Aaron, de 13 años “durante aproximadamente una hora” en el Aeropueto Internacional de Dallas-Forth Worth, en EEUU. Ello provocó que perdieran el vuelo y tuvieran que embarcarse en uno alternativo. “Fuimos tratados como perros porque les solicité que cacheasen a mi hijo de otro modo”, escribe Jennifer, quien ha explicado, tal y como recoge NBC San Diego, que su pequeño padece desorden del procesamiento sensorial, una condición que altera sus respuestas a las demandas ambientales y las sensaciones que vienen del propio cuerpo, dificultando vida diaria.


“No quería que mi hijo fuese sometido a un cacheo como este”, lamenta su madre, quien ha subrayado y dejado claro que Aaron “no activó ninguna alarma en el control”. “Pasó por el detector perfectamente”.


Con todo, su petición fue en vano y obtuvo una respuesta totalmente opuesta a la que esperaba, lo que llevó a su hijo, asustado, a preguntarse qué es lo que había hecho ser sometido al protocolo de seguridad de una forma tan exhaustiva. “No sé qué hice. ¿Qué hice?”, preguntó a su madre, quien confiesa que tras sus palabras experimentó a la vez una sensación de impotencia, frustración y rabia.


“Por favor, compartid este vídeo y hacedlo viral, así como con los otros niños que han sufrido un trato así por la TSA”, escribió en Facebook en un ruego que sin duda, –con más de 6 millones de reproducciones y habiendo sido compartido más de 101.000 veces–, ha encontrado respuesta.


“Me gustaría haber grabado todo el suceso al completo porque fue horrible. Teníamos a dos policías alrededor que habían sido llamados para flanquearle a cada lado. De alguna manera, estos agentes de la TSA que están traumatizando a los niños y haciendo lo que quieren sin ninguna consecuencia, necesitan ser frenados”, finaliza en su escrito, el cual ha provocado numerosas reacciones y críticas en las redes sociales.