Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren dos personas buscando un tesoro cuyo paradero esta encriptado en un poema

Mueren dos personas buscando un tesoro cuyo paradero esta encriptado en un poemaNoticias Cuatro

En 2010 Forrest Fenn, un coleccionista de arte con una gran fortuna, enterró en algún lugar de Estados Unidos un gran tesoro valorado en más de 2 millones de dólares. Encontrarlo no sería tarea fácil, el millonario encriptó su paradero en un poema. Ahora Fenn tiene 87 años y se arrepiente de haber escondido el tesoro, ya que dos personas han muerto intentado encontrarlo.

Según informa The Daily Sentinel, una familia  de Colorado, EEUU,  alertó a la policía de la desaparición de uno de sus miembros, Paris Wallace. Días más tarde, el cuerpo sin vida de Paris fue encontrado en la orilla del río Grande, en Nuevo México, Estados Unidos. Paris se convirtió así en la segunda víctima mortal del misterio que encierra el tesoro que Fenn enterró hace siete años.
El millonario, encriptó su paradero cuando tenía 80 años y publicó un libro de sus memorias tiutlado "Thrill of the chase" (la emoción de la persecución), poco después de enterrar el tesoro. En uno de los poemas del libro se esconden, según Fenn, nueve pistas para hallar donde está el tesoro.
Dentro de un cofre de cobre se esconderían cientos de piezas de oro y rubíes, ocho esmeraldas, dos zafiros de Ceilán, un gran número de diamantes, dos antiguas tallas chinas de jade y pulseras de oro de la época precolombina. Para encontrarlo hay que estar muy atento a los versos del poema de Fenn: “Comienza donde las aguas cálidas paran, y tómalo en lo bajo del cañón; No muy lejos, pero demasiado lejos para caminar”, “Si usted ha sido sabio y encontró el resplandor, mire rápidamente hacia abajo, su búsqueda cesa; Pero quédate escaso con  la mirada de maravilla, sólo toma el cofre y vete en paz”.
 
En julio de 2016, el primer hombre que se embarcó en esta búsqueda perdió la vida y su cuerpo fue encontrado en las inmediaciones del mismo río en el que se encontró el cadáver de Wallace, al sur de Estados Unidos. Randy Bilyeu, estuvo desaparecido durante 10 días y tras conocerse su muerte la reacción de Fenn no se hizo esperar, “he creado un monstruo”, afirmó el octogenario.
 
Junto con la viuda de Bilyeu, son muchas las personas que piden que cesa la búsqueda del tesoro, ya que ha provocado ya dos muertes y no sabe a ciencia cierta si éste existe.