Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pone a su esposa en venta en eBay bajo el título "Se vende mujer usada"

Pone a su esposa en venta en eBay bajo el título "Se vende mujer usada"Facebook Steel Evolution Martial Arts’

Alegando en su particular tono de humor que su mujer no se estaba comportando como una esposa devota, Simon O'Kane, un hombre de 33 años, natural de Wakefield, Yorkshire, en Inglaterra, decidió publicar un anuncio en la plataforma de subasta de productos 'eBay' bajo el título "Se vende mujer usada". Una broma pesada ante la que su mujer dijo "querer matarle" después de descubrirla, pero que supo perdonar después al entender que su marido es un bromista habitual que intentaba divertirse a su costa.

En más de una ocasión la popular plataforma de subasta de productos a través de Internet conocida como eBay ha sido el lugar de numerosas polémicas, bromas, timos y algún que otro disgusto.
En el caso que nos ocupa, la tormenta y el aluvión de críticas lo ha provocado Simon O'Kane, un hombre de 33 años, natural de Wakefield, Yorkshire, en Inglaterra. Su ocurrencia: publicar un anuncio bajo el título "Se vende mujer usada", en donde ponía en venta a su propia esposa, Leandra, de 27.
"Tiene una carrocería decente y habilidades en la cocina", aseguraba en el anuncio, usando términos asociados a la venta de un vehículo y enumerando algunas de las ventajas y desventajas de su compra al tiempo en que lo acompañaba con una imagen de Leandra.
Más allá, Simon, padre de dos hijos, –quien llevó a cabo su broma alegando que su mujer no estaba cumpliendo el rol de una esposa devota y confesó haberlo hecho después de llegar cansado de trabajar y sufrir sus quejas–, fijó un precio por ella de 76.341 euros (65.000 libras), tal y como recoge 'Mirror'.
Y a pesar del controvertido anuncio, lo sorprendente para él fue que solo habían pasado dos días desde su publicación y ya tenía ofertas que superaban el precio inicial, llegando más allá de los 76.600.
Sin embargo, estos valores solo se medían en el precio de su broma y no en el precio real, que era el que iba a cobrarse su mujer, que nada más enterarse de lo que había hecho le entraron "ganas de matarle".
"Estaba que echaba humo. Quería matarle. Todo el mundo en el trabajo lo vio y se rieron a carcajadas. No solo me puso en venta sino que además usó una foto horrible", explicó Leandra.
Sin embargo, terminó reconociendo que después de diversas respuestas al anuncio, –entre las que había algunas de los amigos de Simon, y otras de personas anónimas que habían asumido que todo era en clave de humor–, hasta estuvo riéndose un buen rato de todo ello.
"Había unos pocos pervertidos pidiendo más fotos pero la mayoría de las respuestas al anuncio eran muy divertidas", aseguró Leandra, quien terminó por explicar que su marido "es como un niño pequeño con sus bromas", algo que realiza continuamente cuando no está trabajando o entrenando en el gimnasio del que es dueño, el 'Steel Evolution Martial Arts'.
Más allá, como castigo, Leandra afirma que se va a cobrar la broma con creces y va a delantar sus regalos de Navidad a su cumpleaños, que será en el próximo mes de Noviembre.
Su marido, por su parte, cambiando el  tono, asegura que "no cambiaría a su mujer por nada".