Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bosque seco tropical de Latinoamérica está al 10 por ciento de su estado original

Un equipo científico liderado por el Jardín Botánico de Edimburgo y en el que ha participado una investigadora del CSIC del Real Jardín Botánico de Madrid ha elaborado la primera base de datos de especies de árboles de bosque seco tropical de Latinoamérica y ha alertado de su situación, al 10 por ciento de su estado original.
El inventario, que se ha publicado en la revista científica Science, avisa de que este tipo de paraje es de los más amenazados de la Tierra. En este sentido, los científicos comentan que contrasta con la conservación de la Amazonia, que está al 80 por ciento de su estado original.
Los datos del estudio han concluido que hay un total de 6.958 especies de árboles que, para los autores, supone una "notable" biodiversidad. Según aseguran, esta base de datos además permitirá generar un marco científico para contextual izar decisiones a nivel regional y continental.
Para la investigadora del CSIC y partícipe del trabajo, Ricarda Riina, el estudio demuestra que existe la necesidad de establecer áreas protegidas en muchos países latinoamericanos para preservar la diversidad que los bosques secos albergan.
"Los datos indican que son muy pocas las especies compartidas entre las diferentes regiones de bosque seco del Neotrópico, lo que significa que cada región contiene especies exclusivas que no crecen en ningún lado", explica Riina.
Del mismo modo, ha comentado que en escenarios de calentamiento global, la conservación de estas especies debe considerarse como una prioridad "a nivel mundial", ya que se encuentran adaptadas a altas temperaturas y largos periodos de sequías.
Finalmente, los autores han querido destacar que este bosque ha sido "la cuna de civilizaciones" y el origen de cultivos como el maíz o el tomate pero que, a pesar de su grado de su importancia, se le ha prestado "muy poca atención" hasta ahora.