Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las borracheras de los jóvenes en Barcelona, una pesadilla para los vecinos

La euforia y la algarabía, acompañados de gritos, escándalos, ruido, alcohol, y por supuesto el baile, es lo que ha vuelto a las calles de Barcelona este verano.

Multitud de veinteañeros, en su mayoría turistas, hacen de su noche toda una fiesta sin importar los inconvenientes que puedan ocasionarle a los vecinos de Ciutat Vella. Se pasan las horas de bar en bar, de discoteca en discoteca y el hobby más divertido para ellos es sin duda el alcohol. La madrugada de los habitantes de la zona se ha convertido en un sinónimo de insomnio, puesto que la borrachera de los jóvenes apenas les deja conciliar el sueño algún día de este verano.

A pesar de que el Ayuntamiento de Barcelona ha prohibido las "rutas etílicas" desde el año pasado, los chavales continúan haciendo caso omiso a la normativa.