Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un bombero paga la factura de la luz que permite seguir con vida a un joven

Un bombero paga la factura de la luz que permite seguir con vida a un jovencuatro.com

Hay personas que la llamada del deber la llevan hasta el límite, incluso cuando no están obligados a ello. Ryan McCuen es una de esas personas, un bombero de 35 años con más de siete años de carrera que cuando conoció la situación límite que vivía Troy Stone, un chico de 18 años con distrofia muscular de Duchenne al que la compañía eléctrica pretendía cortar el suministro por impagos decidió saldar la deuda con la empresa.

Troy Stone era un joven con una vida normal hasta que cumplió ocho años, momento en el que le fue diagnosticada distrofia muscular de Duchenne, una variante especialmente dura de esta enfermedad.
Según informa CNN, la familia de Troy llevaba un tiempo arrastrando pagos en la factura de la luz, su madre, Christy Stone, asegura que desde diciembre del año pasado, momento en el que a Troy le fue practicada una traqueotomía que le permitiese respirar artificialmente, la factura ha subido en tres ocasiones sin que Troy pueda desconectar de ninguna de las siete máquinas que le permiten seguir con vida.
La empresa eléctrica es consciente de la situación que vive la familia Stone, fueron ellos mismos quienes mediante una carta les informaron del estado en el que se encuentra su hijo y de la necesidad de mantenerle conectado. Tal como refleja el medio la respuesta que recibió la señora Stone fue "que la carta no tenía la firma de un doctor, sino de una enfermera. Así que dijeron que lo denegaban". La última respuesta de la empresa, la oficial, en forma de carta destaca que "esta es una situación muy desafortunada y estamos trabajando para rectificarla inmediatamente".
Es aquí donde entra en juego el bombero Ryan McCuen, quien fue testigo de los ruegos de la desesperada madre a la compañía eléctrica. Dada la extrema situación el bombero decidió ayudar de la mejor manera, pagó la factura de la luz. "Él tenía más o menos tres horas de batería", dijo McCuen. "Necesitaba que lo conectaran de nuevo. Así que la solución parecía obvia: necesitaban que se pagara la factura". El montante eran nada menos que 1.023 dólares.
Cuando McCuen hizo este inesperado gesto, generó una serie más sostenida de donaciones. Al principio, McCuen pretendía mantener en secreto lo que había hecho, pero también quería que la familia recibiera ayuda, así que con la ayuda de los medios de información locales pronto todos conocían la historia de la familia Stone. Una compañía local les pagó el servicio de luz para los próximos seis meses, otra persona donó e instaló un generador, para que si se va la luz la familia puede mantener en funcionamiento las máquinas de soporte vital. La familia también está tratando de recaudar 100.000 dólares para una nueva camioneta para el traslado de discapacitados a través de una página en Go Fund Me.