Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una boina de contaminación se cierne sobre Madrid

Cielo despejado, pero ¿azul? No. Madrid está cubierto por una boina gris de contaminación. En apenas una semana, en dos puntos de la ciudad, ya se han superado los niveles de polución permitidos para todo un año. El Ayuntamiento reconoce que se han producido picos de dióxido de nitrógeno, pero no ha tomado medidas porque no se ha alcanzado el nivel de alerta. La oposición exige medidas inmediatas como la mejora y el abaratamiento del trasporte público y otras a largo plazo. La contaminación afecta especialmente a personas con afecciones como asma, bronquitis o enfisema, así como los niños. Esta situación continuará en los próximos días. Según las previsiones la lluvia no llegará hasta el jueves.