Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El obispo bendice este domingo los nuevos locales de la parroquia de los Santos Juanes

El obispo auxiliar de València, monseñor Javier Salinas, bendecirá este domingo 30 de abril los nuevos locales de la parroquia de los Santos Juanes de la capital valenciana, erigida en 1238, tras la celebración de una eucaristía.
La misa tendrá lugar a las 12 horas en la parroquia y, tras la bendición, los feligreses y los miembros de instituciones vinculadas a la parroquia visitarán los nuevos locales, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.
Las estancias se han construido en una superficie situada entre el ábside de la parroquia y la fachada recayente a la plaza del Mercado, añadida a la iglesia tras su construcción, y que estaba en desuso debido a su gran deterioro, como ha explicado el párroco, Vicente Vicedo.
Los locales, que ocupan una superficie construida de 400 metros, estarán destinados a actividades pastorales de los diferentes grupos de la parroquia. La entrada está situada por la puerta izquierda de la fachada recayente a la Lonja, por lo que no es necesario atravesar el templo para acceder.
En total hay habilitados en la planta baja y en los dos pisos seis estancias entre salas de reuniones y despachos. También se ha instalado una nueva escalera, que respeta la pared original, y un ascensor para personas de movilidad reducida.
La puesta en marcha de estos salones ha contado con varias dificultades porque los locales se encontraban "en un alto grado de deterioro, ya que esta zona de la iglesia quedó muy dañada en los incendios de la persecución religiosa de 1936". Tras los incendios, se habían reconstruido con "medios escasos y rudimentarios" y, por ello, en algunas de las estancias también se ha recuperado las bóvedas y los arcos góticos, ha detallado el cura.
CRIPTAS DE LA GUERRA CIVIL
Durante la construcción de los locales, el Arzobispado confirmó la presencia de criptas, que se encontraban revueltas por el saqueo que sufrieron en la guerra civil, que se han vuelto a cubrir.
Toda la obra ha sido financiada gracias al legado que dejó Clemencia Aznar Quilis, feligresa de la parroquia y a la que se le ha dedicado una inscripción en su recuerdo a la entrada de los salones.
La parroquia también ha abordado durante el último año mejoras en la Capilla de la Comunión, donde se ha instalado un pavimento de mármol que ha cubierto el suelo de cemento que había anteriormente y aparatos de aire acondicionado.
Asimismo, ha recuperado parte de los frescos del templo obra del pintor Antonio Palomino. Aún así, el resto de los frescos esperan una subvención para poder ser restaurados en el futuro, según la Archidiócesis.