Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP no modificará la norma para inscribir a los bebés nacidos por vientre de alquiler

El PP ha dado marcha atrás y finalmente no modificará el actual procedimiento para inscribir a los bebés nacidos por vientre de alquiler en el extranjero, una técnica de reproducción asistida prohibida en España a la que acuden cientos de parejas cada año en países extranjeros, donde sí está permitido. El Partido Popular había prometido facilitar la inscripción de estos menores y evitar que permanezcan en un limbo legal. La Asociación española de maternidad subrogada ha culpado al sector "conservador ultracatólico" del Gobierno que ha presionado para evitar la aprobación de esta norma.

Lo ha confirmado la diputada del PP, Pilar Cortés, durante el debate de las enmiendas al proyecto de ley de Medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil, que se ha aprobado este martes en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados.
La parlamentaria ha argumentado la retirada del texto propuesto por el Gobierno del apartado 7 del artículo 44, el único del proyecto que hacía referencia a la inscripción de los niños nacidos por esta técnica en el extranjero aplicando un periodo transitorio de seis meses, basándose en la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo, "que afirma que la legislación vigente en España cumple con las jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos".
Por ello, ha reafirmado que "no es necesario en este momento" cambiar las normas relativas a la inscripción de los hijos nacidos mediante gestación por sustitución porque cabe la inscripción en el Registro Civil de la resolución judicial extranjera que fija el vínculo.
Siendo aún titular de Justicia Alberto Ruiz Gallardón se plantearon algunas de las intenciones del Gobierno sobre este asunto que de momento no se han llevado a cabo: volver a la situación previa a la sentencia del Tribunal Supremo, cuando los niños eran inscritos de forma automática con el nombre de sus padres de intención y recogerlo así en la regulación del Registro Civil.
EL INICIO DEL PROBLEMA
El debate sobre la problemática de las inscripciones de los bebés nacidos por vientre de alquiler surgió en febrero del año pasado cuando el Tribunal Supremo rechazó el acceso al Registro Civil de unos niños nacidos en California por gestación subrogada y a los cuales un matrimonio homosexual intentaba inscribir como hijos suyos.
Este pronunciamiento judicial paralizó todas las inscripciones que estaban pendientes y generó la movilización de la principal agrupación de padres, la organización 'Son nuestros hijos'.
En el mes de junio, el Tribunal Europeo de Estrasburgo (TEDH) condenó a Francia por negar los registros a estos niños con una justificación legal similar a la que estaba aplicando la justicia española.
El alto tribunal, entiende que negar el registro vulnera los derechos de estos menores, garantizados por convenios internacionales que deben estar por encima de las regulaciones nacionales de la reproducción asistida.
Ya en julio, la Dirección General de Registros y Notariado española dictó instrucciones para reanudar todas las inscripciones de los hijos de españoles que seguían naciendo por esta vía en el extranjero.
En octubre, la viceportavoz de Justicia del PP en el Senado, Silvia Franco González, prometió incluir en la reforma del Registro Civil, que hoy ha finalizado, una enmienda que diera "solución definitiva" a la inscripción de la filiación de los hijos de españoles nacidos en el extranjero por maternidad subrogada, ante estos problemas.
No obstante, la diputada Pilar Cortés, ha justificado este martes en el Congreso la marcha atrás en esas previsiones, ateniéndose a las recientes sentencias del Tribunal Supremo antes mencionadas, y apoyándose en la circular de la Dirección general de registros y del notariado, fruto de las sentencias de junio de 2014 del Tribunal Europeo de DDHH.
Junto con otros portavoces parlamentarios de la oposición, el diputado del PSOE Mario Bedera ha coincidido en que es necesario estudiar "con mayor detenimiento" y "seriedad" lo que a su juicio supone una "cuestión poliédrica que tiene muchas aristas", a la vista de las últimas sentencias del Tribunal de la UE de Derechos Humanos antes mencionadas.
Presiones del sector ultracatólico del PP
El presidente de la asociación Son Nuestros Hijos, Antonio Vila Coro, ha atribuido al sector "conservador ultracatólico" del PP la retirada del artículo 44.7 del anteproyecto de ley de reforma del Registro Civil, que pretendía facilitar la inscripción de niños nacidos mediante el sistema de maternidad subrogada.

"Probablemente lo que haya pasado es que el PP haya recibido alguna presión o algún tipo de acuerdo al que hayan llegado para retirar todo el tema de la maternidad subrogada del texto de la ley y dejarlo tal como estaba", ha asegurado.

Vila Coro ha rebatido en declaraciones a Europa Press la afirmación del ponente del PP en el Congreso, que, según ha indicado, decía que "no hace falta poner nada porque ya con la instrucción se está registrando a los niños" (en referencia a una instrucción de 2010 que permitía inscribir a los niños en el registro).
Según el presidente de la asociación, "todo el mundo sabe que esta instrucción está amenazada por una sentencia del TS, a pesar de la sentencia de Estrasburgo".

Además, ha asegurado que la Fiscalía está dando indicaciones de que dicha instrucción "no se ajusta a la doctrina del Tribunal Supremo y que, por tanto, está condenada a morir".

A su juicio, el PP "se excusa en una instrucción que está condenada a morir para decir que no hace falta legislar" y ha indicado que "el TS, en su sentencia, lo que dice precisamente es que falta legislación". "Aquí todo el mundo se pasa la pelota los unos a los otros y nadie soluciona nada", ha lamentado.

El presidente de Son Nuestros Hijos ha asegurado que el Gobierno se comprometió con la organización a legislar sobre esta cuestión mediante la reforma del Registro Civil e incluso hizo un comunicado de prensa. También ha subrayado que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró que una de las ventajas de la reforma sería que daría solución a la inscripción en el registro de los niños nacidos en el extranjero por encargo de parejas españolas mediante la maternidad subrogada.