Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un bebé muere atrapado en la puerta de un ascensor

Anya y Andrey Tikhonenko son una pareja rusa de 28 años que acababa de tener su segundo hijo. Un día, Anya fue a visitar a unos amigos a su piso de San Petesburgo con su recién nacido Sasha. Cuando se despidió de ellos, se dirigió al ascensor del edificio sin saber la tragedia que estaba a punto de ocurrir. Cuando las puertas del elevador se abrieron, Anya metió el carrito del bebé. Sin darse cuenta, las puertas comenzaron a cerrarse antes de tiempo sin poder hacer nada por salvar al pequeño. Ahora se está investigando lo ocurrido.

Anya es una mujer rusa, madre de dos hijos. Un día fue a visitar a unos amigos con el pequeño Sasha, de menos de un año. La tragedia ocurrió cuando se introdujeron en el ascensor.
Anya metió el carrito en el elevador y, de repente, las puertas comenzaron a cerrarse a mucha velocidad. No le dió tiempo a poder darle al botón del ascensor ni poder abrir las puertas con las manos.
Los servicios de emergencia intentaron reanimar al bebé en el suelo pero era demasiado tarde, tal y como publica el Daily Mail.
Las investigaciones por ahora han llegado a la conclusión de que el ascensor estaba en mal estado y debía haberse cambiado hace más de diez años.
Debido al accidente se están inspeccionando todos los ascensores de la zona y, además, se ha aconsejado a las madres que lleven a sus hijos en brazos antes de entrar a los ascensores.