Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ayuntamiento de Barcelona limita el uso de patinetes eléctricos en el centro de la ciudad

El ayuntamiento de Barcelona limita el uso de patinetes eléctricos en el centro de la ciudadNoticias Cuatro

El distrito barcelonés de Ciutat Vella limitará a dos rutas la circulación de 'segways', patinetes eléctricos y el resto de vehículos de movilidad personal de alquiler y uso comercial y turístico: desde Portal de la Pau hasta paseo Circumval·lació pasando por paseo Colom, Isabel II y Marquès de l'Argentera; y desde el paseo Picasso hasta la avenida Meridiana pasando por Lluís Companys y Pujades.

Así, no podrán circular fuera de estas rutas, tampoco para llevar los vehículos a los espacios permitidos, ha explicado este miércoles en rueda de prensa la concejal del distrito, Gala Pin, que ha detallado que este jueves se publicará el decreto y habrá un periodo de exposición pública de diez días, durante el que se informará a los negocios de alquiler de estos vehículos y a los usuarios.
Darán un plazo de adaptación de unos 15 días a estos negocios antes de empezar las sanciones, que son de hasta 100 euros si son leves; de hasta 200 si son graves, y de hasta 500 sin son muy graves --caso en el que se puede llegar a requisar el vehículo--, y la multa deberá pagarla el conductor si va solo, y la empresa si son grupos guiados.
El decreto, que en ningún caso afectará al uso personal de estos vehículos, tendrá una vigencia de seis meses para evaluar su impacto y, para asegurar su cumplimiento, contará con una patrulla de la Guardia Urbana destinada especialmente a esta tarea y con ocho agentes cívicos en la Barceloneta, una de las zonas más saturadas por estos vehículos.
Vehículos afectados
Los vehículos afectados son los patinetes eléctricos, los 'segways', los triciclos para transportar a pasajeros --como los 'trixi', los 'rickshaw' y los 'bici-taxi'--, las plataformas eléctricas y las ruedas eléctricas ('solowheel'), entre otros, siempre que sea para uso comercial y turístico y no para uso personal.
El decreto no afecta a los vehículos que transporten mercancías y tampoco los de uso personal y de propiedad del usuario --Pin ha puesto de ejemplo el padre que lleva a su hijo al colegio en patinete eléctrico--, algo que se comprobará mediante un registro de los vehículos, que debían inscribirse antes de julio para que se pueda comprobar si son de propiedad o de alquiler, ha dicho la concejal.
Ha recordado que el Ayuntamiento aprobó en junio la modificación de la Ordenanza de Circulación para regular los vehículos de movilidad personal (VMP), que permite a los distritos ejecutar restricciones específicas como esta de Ciutat Vella, en la que se produce "un uso intensivo y mayormente comercial y turístico que contribuye a la sobreocupación del espacio público".
Preguntada por el uso de los anclajes públicos que hacen empresas de alquiler de bicicletas para grupos --que no estarán regulados por este decreto--, ha asegurado que están estudiando desde hace cerca de dos meses una vía para poderlo sancionar, especialmente en el Gòtic y el Eixample, pero hay "escollos legales" para hacerlo.