Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La baja actividad solar podría provocar una miniedad de hielo en 2030

La estrella solNasa.gov

Un nuevo calculo del ciclo solar de nuestra estrella habría desvelado que a partir de 2030 se va a experimentar un decrecimiento de su actividad en hasta un 60%, lo que podría dar lugar a una miniedad de hielo en la Tierra. La último vez que hubo un fenómeno de estas características fue en 1645, y se registraron temperaturas tan bajas que llegaron a congelar el río Támesis en Londres.

Un nuevo calculo del modelo del ciclo solar del Sol está prediciendo una serie de irregularidades dentro del periodo de actividad de 11 años de vida de la estrella, y el cual podría determinar que en la tierrra existiera una especie de edad de hielo a causa de un decrecimiento del tamaño del Sol, según las predicciones realizadas por la profesora Valentina Zharkova en una reunión de la Real Sociedad Astronómica británica, según RT.
Según los resultados que se han presentado el tamaño de nuestra estrella disminuirá hasta un 60% a partir 2030, lo que para entonces provocaría las condiciones necesarias para la citada miniedad de hielo, similares a la producida en 1645. Durante aquella etapa de 70 años se apreciaron únicamente 50 manchas solares cuando lo normal es que se aprecien entre 40.000 y 50.000, llegando a producir temperaturas tan frías que fueron capaces de congelar el río Támesis en Londres.
"Hemos encontrado componentes de onda magnética que aparecen en pareja, originarios de dos capas diferentes del interior del sol. (...) Durante el ciclo, las ondas fluctúan entre los hemisferios norte y sur del Sol. Combinando ambas ondas juntas y comparándolas con los datos reales para el ciclo solar actual, encontramos que nuestras predicciones mostraron una precisión de 97%", explicó Zharkova.