Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más del 20% de las avutardas macho que emigran mueren a causa del tendido eléctrico, según revela un estudio

Más del 20 por ciento de los machos migradores de la avutarda mueren cada año a causa de colisiones con el tendido eléctrico, según un estudio de más de 20 años de duración del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y de la Universidad Complutense de Madrid. Del mismo modo, los autores del trabajo advierten de cómo afectan las infraestructuras a especies migratorias.
La investigación, que se ha publicado en la revista científica 'Conservation Biology', revela que, a diferencia de las avutardas sedentarias, que presentan una mortandad del 6,3 por ciento, las aves migratorias son las que sufren más con las infraestructuras eléctricas.
Para el investigador del MNCN y responsable del proyecto, Juan Carlos Alonso, la avutarda guarda condiciones migratorias para servir como "modelo excepcional" a la hora de estudiar aspectos como los riesgos de migración y sus posibles consecuencias. En este sentido, destaca que entre sus poblaciones coexisten individuos sedentarios y migradores.
Asimismo, la investigación confirma que un 65 por ciento de las avutardas macho migran de sus lugares de origen cada verano y que solo el 35 por ciento son sedentarias y se establecen en un lugar en concreto. No obstante, los autores han podido comprobar que en los últimos 16 años la proporción de sedentarios se ha incrementado del 17 por ciento a la distribución actual.
Finalmente, el primer autor del trabajo, Carlos Palacín, advierte de que el fenómeno migratorio de las avutardas podría "llegar a desaparecer" ya que, al haber más aves sedentarias, es más probable que los machos inmaduros imiten su conducta. Igualmente, destaca que el riesgo se incrementa con el crecimiento de la red eléctrica española, que ha pasado de tener mil kilómetros en 1960 a "más de 40.000" en la actualidad.