Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Medidas para parar los atropellos con conductores ebrios involucrados

Estamos asistiendo a una gravísima escalada de atropellos en los que el alcohol juega un papel fundamental. La bebida y sustancias prohibidas al volante están detrás de 4 de cada 10 accidentes mortales y, si bien los positivos en alcohol han bajado un 1,6 por ciento, cuando hablamos de otros estupefacientes la tendencia es al alza. Con la intención de reducir al máximo este tipo tragedias con conductores ebrios y drogados al volante, la DGT estudia endurecer las penas. Si, a los reincidentes se les podría quitar definitivamente el carné y para recuperarlo tendrán que demostrar que están limpios de sus adicciones. Además se aumentarán los controles de alcohol y drogas en las carreteras convencionales. Se pretende aumentar en 100.000 los de alcohol y en 30.000 los de drogas. Otra medida que estudia el Gobierno está dirigida para conductores profesionales y noveles: se trata de establecer la tasa cero de alcohol. Ahora en las carreteras la infracción es dar positivo a partir de 0,25 miligramos, penado con 500 euros y la retirada de 4 puntos de carné. Para reincidentes, 1000 euros de multa y seis puntos menos. Para tasas superiores a 0,60 miligramos penas de prisión de 6 meses. Conducir bajo los efectos de las drogas está prohibido, siendo sancionado con 1.000 euros, la detracción de 6 puntos y siendo considerado como delito con penas de tres a seis meses de prisión y la retirada del carné de uno a cuatro años. En lo que va de 2017, han fallecido 18 ciclistas, tres más que en el mismo periodo del año anterior.