Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para una mujer por la muerte de un bebé tras cruzar con el carrito sin mirar

bebé, carrito de bebécuatro.com

El juzgado de lo penal número 1 de Orihuela (Alicante) ha condenado a dos años y medio de prisión al motorista que en 2007 arrolló el carrito de una niña de 15 meses, que falleció dos años después a causa de las graves secuelas del accidente, y ha impuesto otros dos años de cárcel a la mujer que empujaba el carrito y cruzó la carretera sin mirar. A los dos les considera autores de los delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad del tráfico.

Los hechos se produjeron sobre las 19.00 horas del 3 de agosto de 2007, cuando el acusado circulaba con su motocicleta por la carretera CV-914, a su paso por el término municipal de Almoradí.
La jueza considera probado que el motorista se encontraba influido por la ingesta de bebidas alcohólicas que mermaba sus facultades psicofísicas, y además, carecía del seguro obligatorio de responsabilidad civil y no había pasado la ITV del vehículo.
A la altura del punto kilométrico 2,8, el motorista se encontró con la otra acusada, familiar de la niña, quien, "sin la diligencia media de un buen padre de familia y sin prever un resultado que era previsible y por tanto evitable", se metió en la calzada para cruzar mientras empujaba el carrito con la bebé.
El conductor circulaba a una velocidad excesiva y no reaccionó adecuadamente, dado que, en vez de aminorar la velocidad o frenar, intentó sobrepasarlas por el carril izquierdo, golpeando la parte posterior del carrito de la niña, que salió proyectada hacia unos setos y sufrió graves lesiones cuyas secuelas dos años después provocaron su fallecimiento.
Dos autores criminalmente responsables
En una sentencia del 24 de abril, la jueza considera que, tanto el motorista como la familiar que empujaba el carrito son autores criminalmente responsables de un delito de homicidio imprudente en concurso con un delito contra la seguridad del tráfico, en la modalidad de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.
Por ello, al conductor le impone una pena de dos años y medio de prisión, periodo en el que le priva del derecho de conducir, y a la procesada le impone igualmente dos años de prisión.
Además, los dos condenados deberán indemnizar de manera conjunta con 103.000 euros a los padres de la pequeña.