Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los atascos en la carretera se pueden evitar

Seguro que han vivido una situación como esta: de repetente un atasco, se despeja y a los pocos kilómetros, otro. Buscamos el accidente, las obras, pero no hay nada. ¿Por qué nos paramos entonces? Es lo que se conoce como efecto acordeón y se puede solucionar. Un grupo de expertos lo ha comprobado. El conductor sólo tiene que interiorizar esta frase: Sin que nunca se vea comprometida tu seguridad, mantén la velocidad constante. Se ha llevado a cabo una prueba en un circuito. El primer coche frena constantemente. Si los de atrás lo imitan se acabará produciendo el atasco. Simplemente cambiando nuestra manera de conducir la carretera irá fluida. Es un experimento basado en el movimiento de las orugas. Circulan de forma armónica y nunca se detienen. Todo son ventajas porque cuando hay menos congestiones consumimos menos combustible y ganamos tiempo. Porque nuestro papel individual en el conjunto del tráfico es clave. Recuerden esta frase: si quieren llegar pronto a la playa, lleguen tarde al atasco.