Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Solo tengo dos opciones: intentar vivir una vida normal sin brazo o arruinarme la vida"

Hunter Treschl de 16 años ha perdido un brazo izquierdo al ser atacado por un tiburón el pasado domingo en Carolina del Norte. "Sólo tengo dos opciones, decía: o intentar vivir una vida normal pero sin brazo, o hundirme y arruinarme la vida...de esas dos elijo la primera, luchar para tener una vida normal con las cartas que me han tocado", ha dicho en una entrevista desde el hospital donde se recupera. El adolescente apenas recuerda cómo se produjo el ataque del tiburón. Jugaba en el agua con su primo cuando primero notó un golpe en la pierna y después en el brazo, pero ahí perdió prácticamente la consciencia. Hunter fue la segunda víctima del tiburón, una hora y media antes había atacado a una niña de 13 años, que también perdió el brazo izquierdo, en la misma playa. La playa de Oak Island en Carolina del Norte, que aunque ya se ha reabierto al público, son muy pocos los que se atreven a bañarse.