Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un hombre tras jugar a videojuegos durante tres días seguidos en un cibercafé

Muere un hombre tras jugar a vídeo juegos durante tres días seguidos en un cibercafécuatro.com

Un hombre taiwanés de 32 años murió tras jugar a videojuegos online durante tres días seguidos en un cibercafé en Taiwán, el segundo caso de este tipo en el país en lo que va de año.

El hombre, identificado por su familia con el nombre de Hsieh, fue hallado desplomado en su silla, inmóvil, en la ciudad de Kaohsiung la semana pasada. Los empleados del café pensaron, en principio, que el hombre estaba simplemente durmiendo. Cuando se dieron cuenta de que no respiraba, llamaron al hospital, informa el Dailymail.co.uk.
Los médicos dijeron que sufrió un ataque cardíaco por jugar de forma prolongada al ordenador y lo calificaron como ‘muerte súbita’, según el informe policial, que también explicaba que los otros clientes se mostraron 'indiferentes' acerca de la muerte y siguieron jugando.
Un empleado explicó al periódico Taipei Times que “Hsieh era un cliente habitual aquí y siempre jugaba durante varios días seguidos. Al tercero, solía dormir con la cabeza en la mesa o dormitar desplomado en su silla. Por eso no nos dimos cuenta de su situación al principio”.
No está claro a qué jugaba Hsieh cuando murió. El informe señala sólo que practicaba  “juegos de combate por ordenador”.
El caso se ha producido después de que un hombre de 38 años fueron encontrado muerto en otro cibercafé de la ciudad de New Taipei el 1 de enero después de jugar cinco días seguidos en un ‘atracón’ de videojuegos.
La policía señaló que en ambos casos el resto de clientes parecieron “indiferentes” sobre la muerte de su vecino y continuaron jugando incluso cuando las mesas fueron acordonadas por los investigadores para reunir pruebas.