Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grabados cuando trasladaban el cuerpo de su víctima en un cubo de basura

Un vídeo de vigilancia ha servido para condenar a Brett Edwards, de 38 años, y a Thomas Killen, de 33 años, por el asesinato de James Woodhouse en 2016 en Exeter, Reino Unido. La víctima les debía unos 772 euros por una deuda de drogas, informa Dailymail.co.uk.

Después de que fueran sentenciados a cadena perpetua, la Policía ha publicado el vídeo en el que se les ve arrastrando un cubo de basura por la ciudad de Exeter, Reino Unido, en un intento por deshacerse del cuerpo.

El cadáver en descomposición de Woodhouse fue descubierto en un piso de la ciudad de Exeter un día después, aunque quedaban restos en el cubo de basura.

La autopsia confirmó que Woodhouse había recibido golpes en la cabeza que resultaron en una hemorragia fatal en el cerebro.

Aunque en el juicio ambos acusados negaron haber asesinado a Woodhouse y se culparon el uno al otro, el jurado consideró demostrada su culpabilidad.