Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mata a dos mujeres y no para de reírse cuando le acusan de asesinato

Christopher HalliwellWiltshire Police

Los padres de Rebbeca Godden han pasado uno de sus peores días. Durante una de las sesiones del juicio por asesinato al que se estaba sometiendo a Christopher Halliwell, éste no podía parar de reír mientras aceptaba que era el responsable de la muerte de dos jóvenes.

Después de cinco años, se está haciendo justicia con los crímenes cometidos por Christopher Halliwell. Fue él quien, en 2011, recogió a la joven Sian O’Callaghan en su taxi, la secuestró y posteriormente asesinó.
Ese mismo año, Halliwell confesó el crimen y además, ofreció a la policía enseñarles donde había ocultado el cadáver de Becky Gouden, una prostituta a a la que había matado años atrás. A pesar de que se le juzgó por ambos crímenes, el juez no admitió las pruebas del detective encargado de la investigación por no cumplir con las normas policiales en las entrevistas de los sospechosos.
No ha sido hasta marzo de este año cuando se ha vuelto a abrir el juicio contra él y la Justicia se plantea condenarle a cadena perpetua, explica el diario ‘Daily Mail’.  Algo que parecía hacerle mucha gracia a Halliwell, que no podía parar de reír mientras transcurría el proceso judicial.