Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino confeso de dos agentes rurales en Lleida no tenía licencia para su arma

Jané: "Lo que haya podido suceder no ha sido un accidente sino un acto criminal"
El conseller de Interior, Jordi Jané, ha explicado que el presunto autor del asesinato de dos agentes rurales este sábado en Aspa (Lleida), que ha confesado a los Mossos d'Esquadra y ha sido detenido por este mismo cuerpo, no tenía licencia para el arma con la que ha disparado a los agentes.
En declaraciones a los medios desde la sede regional de los Agentes Rurales en Lleida, ha asegurado que "lo que haya podido suceder no ha sido un accidente sino un acto criminal" en el que un cazador ha matado a dos agentes rurales.
Según Jané, que ha comparecido junto a la consellera de Agricultura, Meritxell Serret, y al alcalde de Lleida, Àngel Ros, no hay testigos del momento de los disparos puesto que han tenido lugar en una zona de olivos con poca visibilidad a larga distancia.
"Todo nos hace pensar en una intención clarísima, aunque no premeditación", ha valorado, y ha añadido que los tiros iban dirigidos muy directamente a la cabeza de ambos agentes.
Ha explicado que el presunto autor contaba con una licencia 'tipo B' pero que para la escopeta que ha usado, una Benelli, es necesario una 'tipo E', que tenía con anterioridad, por lo que el conseller ha apuntado a un "supuesto de licencia caducada".
"Sí que tenía otro permiso vigente, pero no tenía el permiso necesario para la escopeta que llevaba", ha aclarado.
Al ser requerido por la licencia durante un control rutinario, "esta persona reacciona de una manera violenta, homicida, y mata dos agentes", ha expuesto Jané, que ha indicado que en el lugar del crimen está autorizada la cacería.
Ante esto, ha asegurado que se revisarán los protocolos de licencias y trazabilidad de armas, cuya normativa es de la Guardia Civil --ha dicho--, cuerpo ante el que deben pasar una serie de pruebas y tests para acceder a un arma.
"Personas a las que, en un momento dado, se les va la pinza de esta manera no pueden tener un arma con esta facilidad y tenemos que velar entre todos para que no la tengan", ha sentenciado.
El tipo de arma, de calibre 12, tiene un dispositivo de seguridad con el que, según el conseller, sólo se pueden hacer tres disparos seguidos pese a tener capacidad para cinco cartuchos, por lo que "todo hace pensar que se han disparado tres cartuchos".
El detenido, de 28 años y vecino de Vacarisses (Barcelona), se encuentra en la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Lleida y se espera que pase a disposición judicial este lunes.
El Área de Investigación Criminal de la Región Policial de Ponent de los Mossos d'Esquadra se ha hecho cargo de la investigación.
PRIMER ASESINATO DEL CUERPO
Jané ha explicado que es la primera vez en los 30 años de historia del cuerpo de Agentes Rurales que ocurre un hecho similar, y ha trasladado, junto a la consellera Serret, su pésame a las familias y compañeros de las víctimas.
Según Serret, los fallecidos han sido Xavier Ribas, de 43 años y residente en Lleida, y David Iglesias, de 39 y vecino de Alcoletge (Lleida), y ambos tienen hijos de diez y siete años, respectivamente.
Sin embargo, ambos consellers han hecho un llamamiento a "no criminalizar" el colectivo de los cazadores ya que se trata de una acción personal.