Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juicio a un hijo que troceó a sus padres, los cocinó y guardó sus cabezas en el frigorífico

Juicio a un hijo que troceó a sus padres, los cocinó y guardó sus cabezas en el frigoríficocuatro.com

Un hombre chino de Hong Kong que mató y troceó a sus padres y después guardó sus cabezas en un frigorífico ha explicado en el juicio que fue culpa de sus padres por no tratarle adecuadamente y hacerle sentir abandonado.

Según sus amigos, a Chau Hoy-leung, de 30 años, sus padres le criaron dándole todo. Pero cuando le dijeron que debía encontrar un trabajo y que no iban a seguir costeando su lujoso estilo de vida, rompió lazos con ellos y les acusó de abandonarle, informa Dailymail.co.uk.
Cuando su padre, Chau Wing-ki, de 65 años, y su madre Siu Yuet-yee, de 62, recibieron una invitación para cenar en su apartamento pensaron que la pelea había quedado atrás. Pero, con la ayuda de su amigo de 36 años, Tse Chun-kei, Chau mató y cortó en trozos los cuerpos de sus padres y luego los cocinó con arroz.
En el juicio se ha explicado que ambos prepararon el crimen durante tres meses.  Compraron cuchillos afilados y grandes frigoríficos en los que almacenaron los cuerpos. También compraron microondas y una máquina para cocinar arroz.
Los detectives que llevaron el caso afirman que quedaron en shock cuando acudieron al apartamento del acusado por pruebas sobre la desaparición de sus padres y encontraron las dos cabezas en el frigorífico.
Otras partes de los cuerpos fueron encontradas congeladas y todavía podían verse manchas de sangre en el suelo. Partes de un cuerpo habían sido cocinadas y empaquetadas en tuppers.
A pesar de todas las pruebas, Chau declaró en el juicio que no era culpable porque se sentía emocionalmente abandonado por sus padres y no estaba en un adecuado estado mental.
Trató de declararse culpable con responsabilidad disminuida debido al estrés por cómo le habían tratado sus padres, pero fue rechazado por los fiscales que han exigido que la pareja sea condenada por asesinato.
Chau también trató de encubrir las muertes informando de la desaparición de sus padres. Dijo a la policía que la pareja de ancianos había dicho que iban a China de vacaciones. Los detectives sospecharon y decidieron registrar su apartamento. No solo encontraron los cuerpos, sino también notas y recibos que mostraban detalladamente el plan para cometer el asesinato.