Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gasta todo su dinero en demostrar que su padre mató a su madre

PelleCBS 48 Hours

En 2011, la alemana Uta, de 49 años,  que vivía en Salt Lake City y estaba tratando de ganar la custodia total de sus hijos, falleció sin saber con certeza los motivos. Cuatro años antes se había divorciado de su marido Johnny, que se habían conocido como estudiantes en California. En 2011, la alemana Uta, de 49 años,  que vivía en Salt Lake City y estaba tratando de ganar la custodia total de sus hijos, falleció sin saber con certeza los motivos. Cuatro años antes se había divorciado de su marido Johnny, que se habían conocido como estudiantes en California. Uno de sus hijos intuía que su madre no se había quitado la vida, estaba seguro de que había sido su padre quien la asesinó en 2011. Desde entonces, este joven de 21 años ha empleado todo su tiempo y dinero en desenmascarar a su progenitor. Ahora, los tribunales le han dado la razón.

El 27 de septiembre de 2011, Uta que vivía con su actual pareja, Nils. Llegó a casa y oyó el grifo del baño corriendo y se encontró a Uta sumergida bajo el agua de la bañera.
Uno de los cuatro hijos de Uta, Pelle que en aquel momento tenía 17 años estaba seguro de quien había sido el responsable de la muerte de su madre, esa persona era su padre Johnny. Los pequeños vivían con él desde que la pareja se divorciase aunque seguían manteniendo contacto con su madre.
Pelle cogió el dinero de la herencia recibida por su madre y lo invirtió todo en demostrar que el asesino de su madre era su padre. El joven denunció a su padre por homicidio. Cuando sucedieron los hechos Johnny tenía un arañazo en el ojo por lo que Pelle empezó a sospechar y un forense encontró heridas de arma blanca y sustancias en el cuerpo de la víctima.
Cuatro años después la justicia le da la razón al joven después de una larga investigación en la que se ha podido demostrar que Johnny, ex marido de la víctima era el asesino y por lo que ha sido condenado, según publica el diario Mirror.