Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es el ascensor donde murieron los dos adolescentes

Las primeras imágenes del interior del edificio donde cayó el ascensor, en la calle de los Hermanos Bécquer de Madrid, con la cabina ahora precintada, dan una idea de la terrible caída que supuso la trágica muerte de dos jóvenes de 17 años.

Original de 1947, sus características son similares a la de los antiguos ascensores antiguos con rejas. Aunque en 2015, una lujosa reforma convirtió la jaula en una cabina de cristal.

Una de las hipótesis que se baraja es que el material de sellado, una silicona que sustituye a la masilla original, no estuviese bien fijada, y al apoyarse los jóvenes en una de las mamparas ésta se desprendiera, y con ella el suelo, al no resistir el peso.

Cogieron el ascensor en la planta novena y desde allí cayeron por el hueco varios metros abajo. Los dos estudiantes murieron en el acto. Según los certificados, el elevador estaba en perfecto estado. “Había pasado los trámites preceptivos que para este tipo de ascensores se tienen por las empresas homologadas a nivel nacional”, ha manifestado la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa.

Con una inspección obligatoria cada 4 años, la última la pasó en 2015, y hace apenas dos semanas, fue sometido a la de mantenimiento, lo que hace más inexplicable aún lo sucedido.

Será la investigación la que resuelva si ha sido un accidente o si ha existido algún tipo de negligencia.