Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 160 barcos de arrastre del Mediterráneo limpian el mar de basura que después se recicla en hilo y tejidos

Un total de 160 barcos de pesca de arrastre del Levante extraen cada día no solo pescado, sino también basura, plásticos y otros residuos que se encargan de devolver a tierra en unos contenedores facilitados por Ecoalf, que posteriormente se encarga de convertir estos residuos en filamentos, hilo y tejido que acabarán siendo la materia prima de zapatillas, chubasqueros o bolsos.
El presidente de Ecoalf, Javier Goyeneche, ha explicado que a través de la Fundación Ecoalf han desarrollado el proyecto 'Upcycling the oceans', mediante el que han cerrado varios acuerdos de cooperación con las principales cofradías de pescadores del Levante pero que el objetivo es alcanzar la cifra de 800 barcos. Con ello, se tratará de limpiar el mar de basura con el apoyo de los pescadores y la idea final es que pueda replicarse en otras partes del mundo.
Así, ha precisado en una entrevista con Europa Press que limpiar los océanos "es posible", ya que cada barco participante en la iniciativa extrae cada día entre 4 y 6 kilogramos de basura de todo tipo (vidrio, plástico, aluminio), de la que aproximadamente el 60 por ciento es plástico y el 14 por ciento es PET. "Eso supone eso es 0,6 toneladas al día. En el mar hay mucha basura y el 80 por ciento está en el fono, solo el 20 por ciento está visible en la superficie", ha comentado.
Goyeneche ha añadido que la idea surgió porque llevaban "mucho" tiempo reciclando redes de pesca hasta que un día un pescador le explicó toda la basura que sacaban del mar, a donde "desgracidamente" vuelve. Así, comenzó a ir por los puertos para que los pesqueros les dejaran meter contenedores en los barcos para estos residuos y recuperarlos mediante una logística "sencilla", ya que cada semana recogen los contenedores.
Por ejemplo, el PET (material del que están hechas las botellas de agua) se convierte escamas y granza mediante un sofisticado proceso tecnológico y, posteriormente en hilo y tejido con el que hacer los productos de Ecoalf.
"Es un proyecto increíble porque el plástico del mar sale muy dañado por la sal, el agua o el sol y nuestros tejidos dependen de la calidad. Sin embargo, el filamento a partir de basura marina está teniendo mucha expectación", ha comentado. De hecho, ha destacado la gran complejidad de este proyecto porque reciclar residuos terrestres es más fácil y ha explicado que la inversión en I+D será determinante para obtener una calidad acorde con sus productos textiles.
Goyeneche admite que por sí solos no van a ser capaces de limpiar el océano, pero el objetivo es tratar de concienciar a la gente para evitar los vertidos de plásticos, que acaban convirtiéndose en microplásticos que ingieren los peces y terminan en la cadena trófica.
En este contexto, ha recordado que, según la Organización de Naciones Unidas la contaminación del océano provoca la muerte de más de un millón de pájaros marinos y 100.000 mamíferos acuáticos a consecuencia de la ingesta de tapones, botellas, jeringuillas. Estas partículas plásticas entran en la cadena alimentaria y permiten que se propaguen las especies invasoras que se pegan al plástico, sobre el que viajan largas distancias y conquistan nuevos territorios.
El presidente de Ecoalf ha precisado que dentro del Mediterráneo se estima que viajan a la deriva más de tres millones de toneladas de basura, de las que el 50 por ciento es plástico y ha recordado que una botella de PET tarde 400 años en degradarse. "Nuestro planeta es incapaz de absorber un material no biodegradable como este. Es momento de reaccionar. No hay planeta b", ha insistido.
Además, ha informado de que crear un tejido a partir de basura marina tiene cierta complejidad y para fabricar un metro de tejido se necesitan unas 15 toneladas de escama, ya que hay 5 toneladas de merma. El tejido que usan contiene un 15 por ciento de PET hasta un 50 por ciento de filamento de mar, 30 por ciento de algodón, 20 por ciento de lino, aunque hay distintas composiciones.
El proyecto Upcycling the oceans consta de tres fases que se realizan en España. La última de ellas consistirá en crear distintos tejidos en base al hilo obtenido para sacar la primera generación de prendas y accesorios hechos únicamente con residuos marinos. En esta fase cuenta con el grupo textil ANTEX, que transforma la granza del pet en hilo y con Textil Santanderina, que convertirá ese hilo en tejido para producir prendas.
En total, la empresa pondrá en el mercado en 2016 un total de 100.000 metros de tejido, que estará disponible para otras empresas textiles puedan utilizarlo en sus productos.
A su juicio, cree que el éxito de Ecoalf se debe a que mucha gente se siente identificada con el proyecto y la iniciativa, pero puesto que se trata de una empresa de moda, lo importante es que, además, las prendas de vestir y otros accesorios, gusten.
Goyeneche ha agradecido la colaboración de los pescadores, a los que ha definido como unos "currantes maravillosos que tienen una fama absolutamente injusta" porque les preocupa "mucho" el mar.