Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El árbitro Jesús Tomillero denuncia amenazas y nuevos insultos por ser homosexual

Jesús TomilleroTWITTER

Jesús Tomillero, el árbitro que el pasado mes de octubre denunció insultos en un campo de fútbol por su condición sexual, ha presentado denuncia ante la Comisaría de la Policía Nacional en La Línea de la Concepción (Cádiz) al haber sufrido "amenazas de muerte", a través de la red social Twitter y dos días después de haber arbitrado un partido que se vio obligado a suspender al ser reiteradamente insultado por una persona que, según ha señalado, también es árbitro en activo, aunque de fútbol sala.

Según ha explicado a Europa Press, los hechos se remontan al pasado sábado cuando se encontraba arbitrando un partido de categoría infantil provincial entre el Atlético Zabal y La Salle de Puerto Real. En un lance del encuentro, el colegiado linense pitó un penalti, momento en el que fue insultado desde la grada por una persona que "además es árbitro en activo de fútbol sala en Puerto Real".

Según ha relatado Jesús Tomillero, el espectador le profirió desde la grada: "Retírate. Que hay que ser maricón. Vete a Gran Hermano, chula". Esto hizo que el público asistente reaccionara en favor del árbitro increpando al supuesto aficionado, que optó por abandonar el recinto deportivo. No obstante, una vez que el penalti pitado por el colegiado fue lanzado, y errado por el lanzador, el aficionado volvió al campo para volver a insultar al colegiado.

Esto, según ha explicado Tomillero, hizo que el árbitro se decidiera por suspender el encuentro futbolístico y se dirigiera a su vestuario, reclamando la atención del delegado arbitral. En este punto, según ha indicado, también fue "amenazado" por un miembro de la Real Federación Andaluza que le "advirtió" de que si no volvía al campo a pitar "tendría noticias de él".

Finalmente, el colegiado volvió al campo y pitó hasta la conclusión del encuentro sin más incidencias destacables. No obstante, tras estos hechos ha recibido en su cuenta de Twitter mensajes con "amenazas de muerte" y con "una pistola" como fotografía ilustrativa de la misiva, advirtiéndole de que no debería haber denunciado con anterioridad, lo que ha hecho que interponga denuncia en la Comisaría de Policía, que se encuentra investigando los hechos.