Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castiñeiras asegura que "no" vio nunca el Códice y que se sintió "maltratado" por el juez

Los imputados por el robo del Códice CalixtinoEFE

El ladrón confeso del Códice Calixtino, José Manuel Fernández Castiñeiras, ha asegurado en su declaración judicial que "no" vio nunca el manuscrito custodiado en la Catedral de Santiago y que se sintió "maltratado" por el juez instructor, José Antonio Vázquez Taín, que "se burló" de él. El imputado ha declarado después de que la Sala de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña haya decidido anular las grabaciones realizadas en casa del ladrón. No obstante, ha rechazado el resto de peticiones de la defensa del exelectricista de la Catedral, su mujer y su hijo.

A preguntas de su abogada, tras negarse a responder a las cuestiones de la Fiscalía y la acusación, Fernández Castiñeiras ha asegurado no recordar lo que dijo al juez instructor durante la declaración en la que confesó ser el autor del Códice y que habló porque le dijeron que "si no declaraba meterían" a su mujer e hijo "en prisión".
El acusado, el primero en declarar, ha afirmado que se enteró por la Policía de que habían encontrado el Códice en un garaje de su propiedad y, ante la pregunta de si había visto alguna vez este manuscrito medieval respondió que "no".
"Venía de tomar un café y me detuvieron junto a la Catedral, me metieron en un coche y me llevaron a Milladoiro. Esperamos allí que llegara el juez, que me mandó abrir la puerta y entraron todos", ha explicado el acusado a su abogada en una declaración que duró menos de diez minutos, para continuar señalando que ningún abogado ni "nadie" fue a hablar con él para explicarle la situación.
En la segunda jornada del juicio, tras negarse a responder a las cuestiones de la Fiscalía y la acusación, ejercida por la Catedral, se ha procedido al visionado de la primera declaración que el exelectricistra realizó ante el juez instructor.
Anuladas las grabaciones en casa del ladrón
La sala ha decidido anular las grabaciones realizadas en casa del ladrón confeso. Para el tribunal, esta diligencia es "nula" por "contravenir" el "respecto a la vida privada en el domicilio" del acusado, dado que la legislación correspondiente hace referencia expresa a la "no ingerencia de la autoridad pública en el ejercicio de este derecho".
Así, la sala considera que la instalación de micrófonos en la vivienda del exelectricista procesado, José Manuel Fernández Castiñeiras, antes de su detención es "una intromisión en el derecho a la vida privada", por lo que anula la inclusión en el procedimiento de los resultados de estas grabaciones, aunque considera que esta nulidad "no puede extenderse a otras diligencias.
Por el contrario, la sala ha rechazado la petición de nulidad tanto de la detención de Fernández Castiñeiras, como de las entradas y registros de sus viviendas y propiedades, dado que, en el caso de haber algún error sería relativo a "legalidad ordinaria" y no contra derechos fundamentales, ha explicado el presidente del tribunal.
En la misma línea, ha rechazado la nulidad de las grabaciones en el despacho del administrador de la Catedral, dado que se trata de un espacio "no abierto de forma general al público" y, en todo caso, corresponde a un elemento de "mera legalidad" y no atentado contra derechos básicos.
En el caso de la declaración del acusado frente al juez instructor, aunque el tribunal reconoce que la defensa se queja "justificadamente", afirma que "el tono del interrogatorio no implica que el contenido de lo declarado sea fruto de una supuesta coacción", dado que, además, "estaba presente la defensa del declarante".
La Sala de la Sección Sexta rechaza también la solicitud de nulidad de todo el proceso en base a supuestos errores de tramitación de la recusación del juez instructor haciendo mención al auto previo en el que la propia Audiencia se refirió a esta situación, dado que "a requerimiento de esta Sala se acabó tramitando incidente de recusación y se desestimó".
El ladrón confeso del robo del Códice, José Manuel Fernández Castiñeiras, ha llegado este martes a los juzgados de Fontiñas para asistir a la segunda sesión del juicio, donde está citado para declarar en calidad de acusado, al igual que su mujer e hijo. Acompañado de su abogada, el exelectricista no ha querido hacer declaraciones a los medios a la entrada de la sede judicial.