Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De sufrir por la anorexia a reivindicar las curvas y los cuerpos naturales

Megan Jane Crabbe es una chica de 23 años afincada en Essex, Inglaterra, que se ha puesto como misión que todas las mujeres del mundo acepten sus cuerpos y se sientan orgullosas de su apariencia independientemente de si cumplen o no con los cánones de belleza. Para ello se ha valido de la mejor arma que ofrecen las nuevas tecnologías, las redes sociales. En sus perfiles Crabbe cuelga reguralmente imágenes en las que presume de michelines y manda mensajes positivos para mantener ese espíritu comprometido con la aceptación de uno mismo tras haber conocido de primera mano con tan solo 14 años el sufrimiento que se siente al padecer trastornos alimenticios.

"No tenemos ni idea de como son los cuerpos reales" comentó la joven en su cuenta de Instagram. "Lo real es auténtico, sin editar, sin poses, sin peinar, REAL".
Pero Crabbe no siempre tuvo esta actitud con su cuerpo. Cuando tenía 14 años le fue diagnosticada anorexia, llegando a pesar apenas 30 kilos y teniendo que ser hospitalizada para que la alimentasen mediante una sonda.
Megan Jane Crabbe
Con 16 años ya no padecía la enfermedad, pero hace tan solo un par de veranos la joven aprendió a amar sus formas gracias a la red social, donde encontró un grupo de personas que dignificaban los cuerpos naturales. "Antes eso no me había dado cuenta de que había una alternativa a las dietas de hambre y de odio a sí mismo".
Por eso decidió abrir su actual cuenta, con la que interactúa con personas con trastornos alimenticios y gracias a la cual algunos confiesan "hoy están comiendo", algo que le llega al corazón.