Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con 29 años y 31 kilos de peso, 'autorizada a morir de hambre' por anorexia severa

Ejemplo de superación, cuenta en las redes cómo venció la anorexiaInstagram

A. G. podrá abandonar la nutrición forzada por orden judicial. Una decisión que le provocará la muerte con total seguridad. Esta paciente, de 29 años, acudió a la justicia para abandonar legalmente la alimentación forzada a la que está sometida para tratar la anorexia y bulimia que sufre en estado terminal.

Un juez de Nueva Jersey (EEUU) ha autorizado a A. G., que padece de anorexia severa y pesa apenas 31 kilos, a abandonar la nutrición forzada. Una decisión  tomada por la paciente "con un claro entendimiento de que el resultado puede ser la muerte", informa 'USNews'.
La mujer, de 29 años y residente del condado de Morris, (Nueva Jersey), acude desde el año 2014 a un hospital psiquiátrico para tratarse de anorexia y bulimia en etapa terminal. Cansada ya de someterse a una alimentación forzada, decidió acudir a los tribunales para empezar a recibir cuidados paliativos y poder prescindir de este tipo de alimentación. 
La lucha de A. G. viene de lejos. Cuando llegó a pesar 27 kilos, fue el tribunal quien obligó a que la mujer a que fuera sometida a nutrición forzada en un centro médico. Su peso subió hasta 40 kilos pero le provocó una serie de problemas cardíacos que obligaron a los médicos a abandonar la alimentación por sonda. Desde ese momento, la mujer ha permanecido en un hospital y se alimenta principalmente de bebidas alimenticias y café. Apenas prueba bocado.
Las condiciones de vida de A. G., con una densidad de tejido óseo de una persona de 92 años, han llevado a esta mujer a querer recibir cuidados paliativos con lo que eso supone. Una decisión que tanto sus padres como su psiquiatra han apoyado. Ahora, la justicia le ha concedido su petición.