Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mano depredadora del hombre provoca la extinción de 150 especies cada día

La caza ilegal amenaza a grandes simios, como el gorila de montaña, o al orangután, cuya población retrocede según avanzan los fuegos en las selvas. La destrucción de su hábitat es interesada: da paso a las plantaciones de aceite de palma, ingrediente en nuestras dietas de bollería, congelados, o margarinas, además de cosméticos.

Junto al oso panda, el tigre es una de las especies más amenazas a nivel mundial. Aparte de la deforestación, los cazadores lo han puesto en su punto de mira por su preciada piel y sus propiedades, según la medicina tradicional china, supuestamente curativas. La misma creencia supone también la sentencia de muerte al rinoceronte.

Las matanzas por el comercio ilegal de marfil ha diezmado en la última década en un 30% la población del elefante africano, en riesgo de extinción inmediata.