Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos ancianos mueren de la mano el mismo día tras 59 años de matrimonio

Dos ancianos mueren de la mano el mismo día tras 59 años de matrimonioLivengood Family

Llevaban 59 años de matrimonio, desde un lejano 15 de junio de 1957. No obstante, el tiempo no hizo mella en la pasión y el amor que se profesaban Don y Margaret Livengood, de 84 y 80 años respectivamente, quienes pasaron toda la vida juntos, incluso el último de sus días. Nacidos en Rowan County, en Carolina del Norte, EEUU, ambos fallecieron en el hospital dándose la mano.

'Hasta que la muerte nos separe'. Con ese famoso enunciado podría contextualizarse el suceso que ha conmovido a medios locales e internacionales y que protagonizaron Don y Margaret Livengood, una pareja de 84 y 80 años respectivamente. Y es que si bien la noticia no está exenta de la tristeza, el luto y el dolor por su defunción, ambos dijeron adiós de la forma en que siempre, como en sus 59 años de matrimonio, habían querido: juntos y dándose la mano.
Durante el último año habían pasado la mayor parte del tiempo yendo y viniendo del hospital, algo que se había convertido en un suplicio para ambos, que no soportaban estar el uno sin el otro cada vez que uno de ellos era ingresado.
Por fortuna, su hija, Pattie Livengood Beaver, siempre fue un sustento para ambos, y dedicándose enteramente a su cuidado, se había mudado en esta última etapa a casa de sus padres con su marido para estar con ellos después de haber enfermado severamente.
Nacidos en Rowan County, en Carolina del Norte, EEUU, se conocieron en la compañía para la que ambos trabajaban, casándose en el cumpleaños de Margaret, el 15 de junio de un lejano 1957. Y desde antes de entonces, cuando todavía se encontraban en el noviazgo, marcado por las estrictas tradiciones de la época, su amor ha perdurado intacto y aún con mayor aprecio y cariño todavía hasta el final de sus días.
Cuando Don llegó al hospital apenas podía respirar, víctima de una fibrosis pulmonar y una neumonía bilateral que terminarían por ser causa de su muerte. Margaret, por su parte, había sido diagnosticada de cáncer el pasado mes de mayo y tenía también otros graves problemas de salud asociados.
Cuando ingresaron en el centro sanitario 'Carolinas Healthcare NorthEast', pese a su delicado estado de salud, su amor también encandiló a los trabajadores del lugar, quienes no pudieron evitar facilitarles que el uno estuviese junto al otro, acercando sus camas para que pudieran contemplar sus rostros, al tiempo en que permanecían de la mano.
Así fue como Margaret dijo adiós, quien falleció primero a las 8 de la mañana del pasado 19 de agosto. Tan solo horas después moriría Don, a las 17:19 del mismo día.
"Cuando vayamos al paraíso podremos entrar juntos, justo como si nos estuviésemos casando otra vez. Otra luna de miel", dijo Don, según declaraciones de su hija Pattie recogidas por Dailymail.
"Este es uno de esos casos que no creo que vayamos a olvidar nunca. Ver a estas dos personas que han pasado juntas toda su vida, juntas en la misma habitación mientras dan su último aliento... Ninguno de nosotros va a olvidar esto", dijo uno de los doctores, emocionado.