Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un niño alérgico en una granja escuela de Madrid

El niño pasaba una semana en esta granja escuela. Los padres habían comunicado a los monitores que el pequeño era alérgico a la proteína de la leche y estaba en tratamiento por asma. A las nueve y media de la noche empezó a encontrarse mal: no podía respirar, se le hincharon los labios... Sufría una reacción alérgica. Los monitores le aplicaron la medicación que traía, y se lo llevaron al hospital en su propio coche. A mitad de camino el corazón del niño se paró. El alcalde de Villanueva de Perales, donde está la granja escuela, cuenta que se llamó a una ambulancia que logró reanimar al pequeño, pero murió en el hospital poco después por un shock anafiláctico. Ya se le ha practicado la autopsia y todo indica que el pequeño tomó algo que contenía esa proteína de la leche. Álvaro Díaz, jefe de pediatría del Hospital de Niños de Barcelona, cuenta que el cuerpo “reacciona contra el producto que provoca la alergia y se produce la reacción. Es una situación de emergencia, una de las pocas que puede llevar a la parada cardiorrespiratoria de un niño”. La guardia civil está interrogando a los profesores y monitores del niño, y tomando muestras de la comida para concretar la causa de la muerte.