Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agrede a un hombre mayor en una estación de transportes y recibe su propia ‘medicina’

Sucedió en la estación de transporte de autobuses y trenes del centro de Charlotte, –la ‘Transit Center’–, ante la mirada de decenas de personas, en un punto rodeado de videocámaras y frente al Departamento de Policía ubicado en el lugar, algo que ha aumentado la indignación suscitada al contemplar las imágenes del suceso, según recoge FOX 46.

En ellas se aprecia cómo un joven  intenta, continuamente y durante varios minutos, pelearse con un hombre mayor que, a su vez, procura defenderse como puede cuando éste comienza a lanzarle puñetazos.

No contento con una primera embestida, el joven, tras retroceder unos pasos pareciendo que por fin va a abandonar la escena, vuelve para seguir propinándole puñetazos, los cuales dirige sin escrúpulos hacia su cara. Todo ante la mirada de numerosos testigos que, inmóviles, se limitan a observar el suceso. Apenas uno de estos últimos intenta mediar en el conflicto y contener al agresor, que lejos de amedrentarse, en ese preciso instante coge carrerilla para saltar y abalanzarse, otra vez… contra el objetivo de su ira.

Y así prosigue la grabación hasta rozar los 3 minutos, momento en el que entra en escena un hombre vestido de azul, con capucha, que hasta entonces había contemplado desde el fondo lo que ocurría. Con el puño preparado, se acerca por detrás del joven y con un golpe certero le da en la cara y le manda al suelo.

Tras levantarse, a duras penas y completamente aturdido, se tambalea hasta acabar sentado en una silla del lugar, mientras el resto, ahora sí, se ríen de él y le increpan.

El vídeo, publicado en Facebook por Solomon Gilliam, suma más de 10 millones de reproducciones y ha generado todo tipo de reacciones que se dividen entre los que critican al agresor; los que reprochan la actitud pasiva de los testigos; y quienes lamentan la falta de seguridad en un lugar por el que, –como indica FOX 46–, cada día pasan miles de personas y en el que, señalan, estos sucesos suceden demasiado a menudo.