Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Lo que afecta a la asistencia es la huelga no las medidas de la Comunidad"

Sigue la lucha de los médicos madrileñosGTRES

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernandez-Lasquetty, ha asegurado este martes que lo que "tiene repercusiones sobre la asistencia" sanitaria es la huelga y no las medidas que está tomando su Ejecutivo para garantizar la sostenibilidad del sistema.

El consejero ha respondido así al ser cuestionado por el comunicado remitido este lunes por el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem) en el que los médicos aseguraban que la "situación generada por las medidas que pretende implantar la Consejería" es "insostenible" y supone "riesgo indudable para los pacientes".
Lasquetty ha dicho que "lo que es cierto" es que esta "huelga sindical, una mas, tiene repercusiones sobre la asistencia", mientras que defendió que las medidas de su Ejecutivo lo que persiguen es mantener una sanidad "pública, equitativa y de calidad".
En todo caso, el consejero quiso dejar claro que ni la huelga pone en peligro la salud de nadie. "La atención de urgencias está garantizado, así como todo lo que pueda comprometer la vida o gravemente la salud, como los tratamientos oncológicos o la diálisis para pacientes con insuficiencia renal. Todo eso funciona al 100 por 100", garantizó.
En cambio, en las consultas o pruebas diagnósticas es donde efectivamente reconoció que un "porcentaje" de personal sanitario se ha puesto de huelga, lo que "ha afectado a algunas personas y no a todas".
Acuerdo sí, pero para "hacer algo"
Lasquetty explicó también que "la huelga ha ido a menos" y al ser preguntado por las negociaciones en la que los sindicatos le acusan de rechazar el acuerdo, dice que negociaciones y acuerdo "sí", pero "para hacer algo, no para no hacer nada".
"Porque si no hacemos nada entonces sí que está en riesgo la sanidad pública. Tenemos un ajuste de 2.700 millones en la Comunidad porque hay un sistema de financiación que nos perjudica. Aún así somos de las áreas con menos recortes, que sanidad pasa de representar el 40 al 45 por ciento del presupuesto. Nos afecta menos, pero nos afecta, pues son 533 millones de euros menos", explicó.
El dirigente autonómico dijo también que si la crisis no hubiera golpeado de la manera que lo ha hecho y si no tuviera el recorte que tiene en sus cuentas "seguramente" no habría afrontado cambios "de esta escala". "Pero es que es la realidad, no es optativo", concluyó.