Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven se corta el pene y acuchilla a su madre bajo el efecto de las drogas

Un joven se corta el pene y acuchilla a su madre bajo el efecto de las drogasGtres

Un adolescente se cortó su propio pene y apuñaló a su madre después de haber consumido una fuerte droga conocida como ‘skunk’. El joven ha sido sometido a varias operaciones para salvar sus genitales, pero será incapaz de tener hijos y aún sufre problemas de salud mental.

Según informa Mirror, El joven se había ido a dormir con un cuchillo para protegerse de las personas que, según él, vivían en las paredes. Con ese mismo cuchillo procedió a la automutilación y más tarde a agredir a su madre, quien sobrevivió a la agresión y fue capaz de llamar a un ambulancia.
Los padres del joven están separados y éste vivía con amigos en Brighton, en la costa sur de Inglaterra,  hasta que se trasladó a casa de su madre, poco antes de su ruptura.
Su padre, contó en una entrevista a la BBC que su hijo era un “brillante e ingenioso jugador de rugby” pero que cuando comenzó a consumir droga se convirtió en “un desperdicio”. El padre calificó los años en los que su hijo comenzó a consumir drogas como “dos años de infierno”.
“Se hizo aislado. Él se volvió paranoico. Su actitud cambió y se intensificó. Fue un viaje trágico colina abajo “, confiesa el padre del adolescente.
Después de pasar un corto periodo en la cárcel el joven se ha reconciliado con su madre, mientras que su padre ha puesto en marcha una campaña contra esta fuerte droga que es treinta veces más potente que el cannabis.
‘Skunk’: el tipo de marihuana que triplica el riesgo de brotes psicóticos
Esta variedad de cannabis contiene una mayor cantidad del constituyente psicoactivo tetrahidrocannabinol (THC) y hace que sus efectos sean muchos más potentes, pudiendo acabar en brotes psicóticos que pueden provocar alucinaciones, cambios en su personalidad, además de pensamiento desorganizado o incoherente.
Un estudio de la revista The Lancet Psychiatry publicado en 2015, descubrió que el ‘skunk’ triplica el riesgo de psicosis y que puede conducir a la esquizofrenia, delirios y comportamiento errático. Además, el 24% de la gente que la consume acaba desarrollando enfermedades mentales.