Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La transformación de una exadicta a la heroína: "Era un monstruo"

adicta heroína Dejah Hall, Dejah Hall Arizona,Facebook Dejah Hall

Una mujer de 26 años, de Arizona, ha publicado unas imágenes de su antes y después de volverse adicta a la heroína. Dejah Hall, que celebra esta navidad su cuarto aniversario 'limpia', colgó en Facebook las imágenes de los efectos de las drogas en su cuerpo. Las imágenes se hicieron virales.

Dejah Hall comenzó a consumir a los17 años cuando se volvió adicta a los analgésicos. "Tomaba hasta seis pastillas a la vez cada día antes de llegar a los 20 años", reveló la joven, que aunque está curada quiere que la gente sepa el horror de convertirse en un adicto.
Asistió a una clínica de rehabilitación, pero tras faltar varios días fue expulsada;  Hall, que era una adolescente, cuenta que fue alejándose cada vez más de su familia y tras juntarse con los amigos equivocados, fue en un 'in crescendo' de consumos de sustancias tóxicas hasta engancharse a la heroína.
Un amigo la introdujo en el consumo de heroína. Una sola vez bastó para que volviera a hacerlo hasta que terminó consumiendo heroína "desesperadamente".
"No podía parar. Lo que buscaba era adormecerme. Lo deseaba desesperadamente  y no me importaba nada", contó al Daily Mail.
Su vida estaba dedicada a drogarse y ni siquiera pensaba en sus familiares.  "Yo era un monstruo en todos los sentidos. No me importaba a quién le doliera, ya no me importaba nada. Solo drogarme.  "Cuando comencé a inyectar heroína, no me importaba si vivía o moría."
La joven confiesa que se estaba matando, que apenas comía y pesaba apenas 43 kilogramos. "Cuando miro a esa persona, no me reconozco".
El punto de inflexión de esa escalada de drogas fue cuando Dejah Hall visitó a su abuelo, en diciembre de 2012. El abuelo, desde su silla de ruedas, le reprochó lo que estaba haciendo con su vida. Le dijo que también le estaba haciendo daño a él.
Rememora aquella noche en la que fue al baño de la casa del abuelo y tras mirarse al espejo pidió ayuda a Dios para salvarse de todo aquello. Cuando salió del baño se hizo unas fotos con su abuelo y  pocas horas después la arrestaron por posesión de drogas.
El día que fue arrestada, se enteró que había muerto su abuelo.
La cárcel fue dura, pero asegura que se lo había prometido a su abuelo y lo cumplió: No volvió a tocar las drogas.
Ahora con una hija ha querido mostrar en Facebook los daños que provocan las drogas y cómo se alguien quiere puede rehabilitarse.