Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los acusados declaran que las víctimas conocían los efectos del estramonio

Los dos jóvenes acusados del homicidio imprudente de dos chicos de 18 años en una 'rave' de Getafe (Madrid) celebrada en agosto de 2011 han declarado en el juicio que las víctimas sabían "perfectamente" que el brebaje que ingirieron contenía semillas de estramonio y que con su consumo "iban a alucinar". Los acusados niegan que elaboraran la mezcla para venderla en la fiesta ilegal porque era para consumo propio.

El Juzgado de lo Penal número 5 de Madrid ha comenzado la vista oral contra los acusados por un delito contra la salud pública, dos homicidios imprudentes y lesiones. En el banquillo de los acusados se sienta la pareja que entonces vendió a los fallecidos una bebida realizada a base de estramonio, un peligroso alucinógeno natural obtenido de una planta. Se trata de Iván M.G., alias 'El Cabe' y Cristina V.L.
En su declaración, la acusada ha relatado que un día antes de la rave, el 20 de agosto de 2011, su expareja preparó "un cacharrito con agua" al que le echó semillas de estramonio. "Yo le comenté que no lo consumiera en la fiesta porque me apetecía una noche tranquila. Y ya sabía que efectos tenía, aunque no que pudiera provocar la muerte", ha narrado.
Así, ha contado que acudieron a la fiesta solos, pero se encontraron con amigos, entre los que estaban las víctimas. "Pablo le preguntó a Iván si tenía estramonio y fue el primero que bebió y lo fueron pasando. Álvaro fue el que más bebió y le ayudamos a ir al hospital", ha recordado la joven, quien ha insistido en que ella no ofreció la bebida ni participó en su elaboración.
Tras ello, ha señalado que de camino Pablo y Alberto --los fallecidos-- se quedaron sentados en el camino. "Tenían la típica alucinación, pero tampoco estaban mal. Veían alguna cosilla. Sabían perfectamente lo que habían tomado. También consumieron speed", ha reconocido.
Por su parte, Iván ha explicado que preparó la infusión para consumirla con semillas que había comprado en una tienda. "Ella me dijo que no consumiera. Sabía que podía producir alucinaciones", ha relatado. "Los efectos eran que veías como sombras. Los efectos duraban dos horas", ha dicho.
Los jóvenes aparecieron muertos cerca de un riachuelo del Manzanares, mientras que un joven de 20 años estuvo ingresado durante varios días. En la instrucción, los amigos de los fallecidos señalaron a la Policía que les ofrecieron de forma gratuita un brebaje "parecido a las setas alucinógenas" y que no tenía consecuencias perjudiciales para la salud.
Sin embargo, tras ingerir el cóctel de estramonio y alcohol, todos ellos empezaron a sufrir alucinaciones, delirios y ataques de ansiedad, así como una fuerte hipertermia.