Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recibe una patada de su caballo en la cabeza que casi le cuesta la vida

accidente caballocuatro.com

Los médicos le dijeron a Rosie Morton, de 18 años, que tenía mucha suerte de estar viva, después de sufrir un accidente con su caballo. La joven, amante de la equitación, cayó cuando el animal se negó a superar un obstáculo del circuito y le propinó una coz en la cabeza a pocos milímetros del ojo.

Rosie Morton, amante de los caballos, pasó un buen susto cuando Luke se negó a saltar uno de los obstáculos provocando su caída, según ha publicado The Daily Mail.
La joven cayó al alcance de las patas del animal que le propinó una coz en la cabeza abriéndole una brecha sobre la ceja.
Los médicos le aseguraron que si estaba viva podía agradecerlo a su casco que absorbió en alguna medida el brutal impacto.
"Yo realmente en un primer momento no sabía qué había ocurrido, sentía la sangre que corría por mi rostro y mi cabeza estaba muy, muy dolorida", dijo, y agregó que un amigo de la familia que vino en su ayuda pensó que "estaba en una película de terror ".
Un amigo de Rosie Morton grabó con su cámara lo ocurrido y se puede ver el momento en que Luke se asusta, la hace caer y la golpea con una de sus patas en la cabeza.
El accidente, ocurrido el pasado lunes, podía haber sido peor si la joven amazona no hubiera llevado su casco de montar, algo que no siempre hace cuando cabalga a Luke, su caballo preferido.
"Yo no utilizaba siempre cuando montaba a Luke, pero lo haré a partir de ahora", aseguró Rosie, que a pesar de todo confirmó la incondicionalidad a su caballo.
"Yo no creo ni por un segundo que Luke tuviera intención de lastimarme. Lo he tenido durante dos años y tenemos un vínculo increíble".
La joven, además, rechazó que el animal tuviera la culpa del accidente, que se debió a una mala maniobra de ella, que lo quería hacer saltar sin que él hubiera hecho una carrera suficiente para superar el obstáculo.
"Luke muy rara vez se niega a saltar, pero en esta ocasión, no le había dado suficiente de una carrera, y él no podía superarlo. No fue su culpa".