Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se queda dormida y sus dos bebés mueren abandonados en la ducha

bebés muertoscuatro.com

Miranda Hebble no consumía drogas, ni tenía problemas mentales. Simplemente estaba exhausta, agotada cuando dejó a sus hijos, el mayor de dos años y el otro de diez meses en la bañera y perdio la consciencia. Fue la propia madre quién avisó a los servicios de Emergencia de Perth, en Australia, de que los niños no respiraban.

Miranda Hebble de 22 años ha contado a los investigadores su versión: Estaba agotada por la falta de sueño del más pequeño de sus hijos, de apenas diez meses, según ha publicado el Daily Mail.
La autopsia no fue concluyente, pero los forenses creen que el bebé pudo morir ahogado, mientras que el mayor, falleció por agotamiento, hambre o hipotermia.
La madre cuidaba de sus hijos, mientras su padre, Christopher Stevens, estaba fuera trabajando cuando ocurrió la tragedia en noviembre de 2008.
Ella había preparado todo para el baño, pero Malaquías, el más pequeño, manchó las paredes de caca y fue a buscar con que limpiarlas. Dejó el  tapón puesto y a los niños en el agua.
Eso es lo último que recuerda antes de despertar 10 horas después y encontrarlos muertos.  La mujer explicó al operador de los servicios de emergencia: "Me desmayé con el tapón de la ducha puesto y lleno de agua... No están respirando. Están muertos".
Kate Ellson, letrado de West Australia, dijo a la corte que Miranda Hebble no tenía antecedentes de enfermedad mental ni de abuso de drogas y alcohol, aunque sí había tenido problemas de sueño por la inquietud de su hijo menor.
La mujer, sin embargo, también había tenido un incidente cuando dejó a su hijo en el coche mientras iba de compras y alguien avisó a la policía al ver al bebé llorando y enrojecido dentro del vehículo caliente.
El juicio que se le sigue a Miranda Hebble por la muerte de sus dos hijos, continúa en Perth, Australia.