Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Colgamos antes del accidente, cuando el tren se estrelló ya no estábamos hablando”

Ha sido Francisco Garzón, el maquinista, el que ha confesado. En su primera declaración ante el juez no explicó que estaba hablando por teléfono hasta pocos segundos antes del descarrilamiento. Pero al publicarse datos de la caja negra, el maquinista recobró la memoria y ha ido voluntariamente al juez para darle detalles de la llamada. Le llamó su compañero y, según fuentes policiales, su amigo el interventor: Antonio Martín Marugán. Y lo hizo dos minutos antes del accidente, justo cuando el tren llegaba al tramo en el que el conductor tiene que empezar a frenar de 200 a 80 hasta llegar a la curva de A Grandeira. Informativos Telecinco ha hablado con el interventor.

Informativos Telecinco ha entrevistado al revisor A ntonio Martín Marugán y ha dicho que no habló de la llamada en policía porque se olvidó. Asegura que no vio al maquinista tras el accidente ni ha logrado hablar con él. Aunque es su amigo, no se pusieron de acuerdo para omitir la llamada en sus declaraciones policiales.
El revisor explica que llamó a su colega el maquinista para indicarle que una familia de conocidos se bajaba en Pontedeume y era mejor coger la vía más cercana al apeadero para que no atravesaran las vías, al no haber paso subterráneo. Tras esa llamada iba a ser él quien pidiera a control de mando el cambio de vía.
 Le quedaban tres estaciones y no era urgente pero Antonio Martín asegura que ni pensó, ni se dio cuenta del momento elegido para hacer la llamada. “Vas a 200 Km por hora y ni lo notas. Yo pensé ahora que tengo cobertura y tengo tiempo porque no estoy haciendo nada pues llamo a Garzón”, confiesa.
“Yo no me di cuenta de que era el momento ese que usted dice pero además el maquinista no necesita cuatro manos para reducir la velocidad”. Así se explica el interventor pero lo cierto es que el maquinista tenía que estar atento a la velocidad porque no está señalizada, se la tiene que saber de memoria. Sin embargo, según la caja negra, Francisco Garzón hablo y revisó unos papeles. El sindicato de maquinistas explica que debe ser el conductor quien gestione su teléfono y no debe contestar en momentos cruciales.
El interventor ha explicado a Informativos Telecinco que el maquinista reconoce su número perfectamente y sabía quién le llamaba, “ No hay un protocolo para el uso de móviles, nosotros dentro del tren, utilizamos el corporativo continuamente porque yo no tengo acceso al tren-tierra (el sin manos de cabina).
Asegura que ya se lo ha explicado a sus jefes y está esperando que el juez le llame a declarar. Mientras, repite la letanía “Nosotros colgamos antes del accidente, cuando el tren se estrelló ya no estábamos hablando”. El móvil corporativo del maquinista desapareció en el accidente pero el juez ha pedido a la compañía todas las llamadas. También el móvil particular del maquinista va a ser destripado por expertos porque aunque no había llamadas o mensajes el juez quiere asegurarse de que no los borro.