Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos estudiantes, en estado crítico tras el accidente del autobús en Francia

59 pasajeros a bordo, en su mayoría universitarios de 18 a 25 años que habían comprado un viaje de la agencia bilbaína ‘Livingstone’. El autobús había partido desde Bilbao y la ruta recorría Francia hasta llegar a Amsterdam por la Nacional 356, pasando por Lille, pero  según ha indicado el conductor, el GPS le metió en una ruta urbana no prevista y se encontraron con este túnel. A las 5:30 de la mañana el bus queda literalmente incrustado. Medía 3,65 metros y el túnel solo 2,60 metros. El techo del autobús se arrancó de cuajo y en su desplazamiento seccionó incluso los cabeceros de varios asientos, especialmente en la parte trasera, donde hubo más heridos. A muchos les ha salvado la vida que estaban dormidos, reclinados, y que su cabeza no sobresalía de los asientos, como ha asegurado uno de los doctores que está atendiendo a los heridos. El conductor y el otro chofer acompañante han dado negativo en la prueba de alcoholemia. Los 34 heridos fueron atendido en el hospital cercano de La Madelaine. Los más graves, un chico con traumatismo craneal y una joven con traumatismo abdominal. Los psicólogos atienden a los pasajeros ilesos o con heridas leves pero con riesgo de shock post traumático. Mañana regresarán a sus localidades de origen en Bilbao San Sebastián y Vitoria.